.


La catedral de Notre Dame de París se incendió en plena misa

Vista interior de la catedral de Notre Dame, en París (Francia), tras el incendio/EFE

“Esto no es una broma. Tiene que salir”. Con estas palabras, un bombero interrumpió al sacerdote que celebraba la eucaristía vespertina en la catedral de Notre Dame, cuando ya se había declarado el incendio que arrasaría con el símbolo de París. Así lo relata el ciudadano francés François-Xavier Lochet, que participaba en la misa quien recuerda cómo, pasadas las seis y media de la tarde, la alarma de evacuación comenzó a sonar durante la Oración Universal. Sin embargo, el celebrante continuó con la ceremonia.

Así lo constata también una familia de Toledo que también estaba en misa en el templo, tal y como recoge el corresponsal del diario La Vanguardia. “Era el momento de la comunión, de repente ha sonado una alarma y una voz por megafonía nos ha conminado a salir del templo”, señala Silvia que apunta cómo “la gente ha salido rápido pero muy tranquila porque no veíamos ni humo ni fuego en ese primer momento, hasta el punto de que el cura se resistió a interrumpir el oficio, ha seguido como si nada mientras la gente se iba yendo. Al final entró en razón”.

Un silencio reverencial

La periodista del diario argentino El Clarín, Lucía Salinas, también vivió en primera persona el suceso en el interior del templo. “El silencio reverencial que impone esta iglesia de más de 800 años reinaba sobre todos nosotros hasta que comenzó a sonar el órgano con pasajes de música sacra”,  expone la redactora. “Cuando recorríamos los laterales de la catedral, una alarma nos paralizó a todos”, recuerda Salinas, que asegura que una voz en francés y en inglés avisó por la megafonía “que debíamos retirarnos de forma urgente del lugar por razones de fuerza mayor”.

Como testigo en primera persona, la periodista asegura que “los primeros en salir fueron dos grupos de estudiantes que participaban en la misa”. Salinas mantiene que el desalojo del templo se realizó en orden “sin entrar en pánico”: “Nunca vimos el fuego, que ya estaba creciendo en la parte trasera de la torre. Sí notamos cuando salimos por las puertas delanteras un fuerte olor a humo”.

Noticias relacionadas
Compartir