.


‘Voces silenciadas’ en O_lumen: la exposición que te grita a la cara

  • El espacio de los dominicos da en Madrid visibilidad a la lucha por la dignidad y los derechos humanos
  • La trata, los refugiados, las migraciones, la contaminación o la explotación se convierten en arte conceptual
  • Reportaje completo solo para suscriptores

Siro-López-Ama-sin-ser-amada--exposicon-voces-silenciadas-o-lumen

Dar visibilidad a las “Voces silenciadas”. Es lo que propone la última exposición –necesaria y valiente– del espacio O_Lumen, en Madrid. A la guerra, los refugiados, los migrantes, las mafias, la trata de blancas, la violencia contra la mujer, el trabajo infantil, el desahucio, la soledad, la contaminación. “La exposición parte de un concepto que tiene que ver con la Laudato si’. El papa Francisco nos recuerda en esa encíclica que en nuestro mundo todo está conectado, incluida nuestra manera de vivir y tomar decisiones. Y los protagonistas de estas obras de arte nos cuentan historias reales que tienen que ver con nuestra forma de vida”, destaca el dominico Xabier Gómez, comisario de la exposición.

Se da voz en ella a “colectivos de personas vulnerables” y quienes iluminan e invitan a la reflexión son artistas contemporáneos: Fernando Bravo, Sofía de Juan, Siro López, Kate Daudy, Elena Urucatu, María Sierra Carretero. “Todo arte, cuando es verdadero, incide en la realidad. Y hay un componente muy grande en el arte contemporáneo como elemento transformador de la realidad –añade Gómez–. Está reflejando un pensamiento del ser humano que se sitúa en su momento y que comunica a través de diferentes lenguajes artísticos cómo ve el mundo, cómo ve al ser humano y a veces apunta también dimensiones de esperanza, de cómo se puede ayudar a mejorar la realidad”.

Ejercicio coral de inconformismo

Arte conceptual –en su mayoría– que encarna una dimensión transformadora de la realidad, un ejercicio coral de inconformismo que “da voz y pone rostro” a la lucha por la dignidad. “He ido viendo durante años el trabajo de artistas, conectando temáticas, propuestas y similitudes, y me parecía que era el momento de convocarlos y plantear juntos esta exposición”, explica el comisario de una exposición que se abre con una tienda de refugiados.

Inauguración-exposicion-voces-silenciadas-o-lumen2

Invitamos a los asistentes a entrar y conocer una tienda de refugiados sirios intervenida por una artista inglesa, Kate Daudy –prosigue el dominico–, y donde se cuenta el drama de quienes vivieron en esa tienda en un campo de refugiados en Jordania. Pero, al mismo tiempo, narra una historia de superación a través de ese dolor y ese sufrimiento”. La instalación, titulada Am I my brother’s keeper?, es posible gracias a la colaboración de la ONG Aida.

Denuncia de las políticas migratorias

La migración que cruza el Mediterráneo, el Estrecho, está reflejada en la obra de Sofía de Juan, Fortuna, con máquinas tragaperras intervenidas por la artista. “Los peligros que acechan a la migración, lo que van a enfrentar desde que salen de su país hasta que llegan a su destino. Lo que van a encontrar en las fronteras, la violencia estructural, las mafias, las políticas migratorias, las vallas, el internamiento en los CIES, la deportación… Todo eso lo denunciamos”.

Inauguración-exposicion-voces-silenciadas-o-lumen1

Otro mundo no solo es posible, sino necesario, es el mensaje de Siro López, que denuncia en cinco piezas otras tantas situaciones de sufrimientos y vulneraciones de derechos, como Sin techo –contra la soledad y el desahucio– o Basta ya, joder, un retrato de un niño de pastel y lápiz sobre papel que aborda la infancia herida por conflictos y violencias, víctima también de la trata. “Todos los niños y adultos que pinto son personas con nombre y apellidos que existen o han existido. No es ficción, en muchos casos por desgracia; es reflejo de una realidad de injusticia o de dolor”, señala el artista.

La realidad de las mujeres

Aunque de Siro López impacta una mujer desnuda sobre un lienzo que, en realidad, es una cruz construida con circuitos de ordenador de casi tres metros de altura titulada Todo se ha consumido, “todo se ha consumado” (Jn. 19,30). “La realidad de las mujeres, de la trata de niñas, la denuncia de la mercantilización del cuerpo de la mujer que hace Siro López, esta esclavitud del siglo XX con el tráfico de seres humanos. Hacemos esta visibilización en un país como el nuestro, donde estamos a la cabeza de consumidores de prostitución de Europa”, recuerda Gómez. También es el tema de Ama sin ser amada [obra que abre este reportaje]. “La prostitución alcanza a unos 40 millones de personas en el mundo; el 80% son niñas y mujeres, y la gran mayoría, menores de 25 años. En España, 45.000 mujeres y niñas se encuentran en situación de prostitución”, según cifras de Médicos del Mundo que aporta el propio artista.

Noticias relacionadas
Compartir