.


Editorial

Vía de la misericordia para Cataluña

Compartir

Cataluña atraviesa una crisis de convivencia sin precedentes, que ha desembocado en una oleada de violencia callejera desencadenada a raíz de que el Tribunal Supremo haya condenado por sedición y malversación a los políticos responsables del llamado procés independentista. Miles de catalanes se han echado a la calle para protestar contra una sentencia que ha cumplido con todas las garantías del poder judicial en un Estado de Derecho.

Lamentablemente, los líderes independentistas, con el presidente de la Generalitat, Joaquin Torra, a la cabeza, lejos de acatar el dictamen y llamar a la calma, han alentado las protestas en una espiral de tensión que se les ha ido de las manos. Ahora, junto a quienes protestan de forma pacífica, una nueva generación de jóvenes ha dado el salto a las barricadas derivando en un independentismo antisistema.

Cabe preguntarse quién y cómo se ha alimentado esta semilla del odio, por la que no serán juzgados. Todavía se está a tiempo de poner en marcha esa “vía de la misericordia” que imploran los obispos catalanes. Pero a los políticos, obsesionados con el rédito de las urnas del 10-N, poco parece importarles.

Lea más: