Fernando Vidal, sociólogo, bloguero A su imagen
Director de la Cátedra Amoris Laetitia

Reconciliarnos con la historia


Compartir

La polémica por la respuesta que el papa Francisco dio en COPE cuando se le quiso preguntar por el conflicto en Cataluña necesita más reflexión. En ‘Fratelli tutti’, ya estableció un principio: “La unidad es superior al conflicto” (n. 245). En su breve consejo, recomendó cuidar la unidad en la historia. Es preciso que los españoles nos reconciliemos con nuestra propia historia.



El Papa recordó, en primer lugar, que esta discusión sobre secesionismo le correspondía a la ciudadanía. España es un bien moral, y también lo es Cataluña. A la Iglesia le corresponde cuidar la fraternidad. El Papa fijó nuestra atención sobre una de las cuestiones tan de fondo, que unos y otros pueden llevarlo a su terreno y contra el del otro.

En Fratelli tutti, se dice que los países necesitan cuidar y amar a quienes son como pueblo, y eso incluye el cuidado de nuestra historia. Llamar a la reconciliación histórica significa valorar más positivamente la historia recorrida juntos, reconociendo que el bien siempre es más profundo que el mal.

Sobran los relatos que tratan de reinterpretar la historia con la peor versión de los otros, la memoria que no es justa destruye a quien la escribe. También significa reconocer las heridas, que ya hay entre todas las partes y que han creado una espiral de reproches que no cesa de crecer. Reconciliarnos con la historia es ser generosos y ayudar más a sanar que a infectar.

Solidaridad y justicia

Es obvio que España tiene dificultades con su historia y autoestima, y eso afecta a todo conflicto. Necesitamos profundizar en otro paradigma de historia que ponga en el centro la solidaridad con las generaciones pasadas, la justicia y la reconciliación. El Papa no llama a ningún revisionismo, sino a comprendernos de otra forma más compasiva en la historia.

Lea más: