Ianire Angulo Ordorika
Religiosa Esclava de la Stma. Eucaristía

¿Macrogranjas escondidas en el corazón?


Compartir

Nunca he tenido reparo en reconocer que soy “urbanita” al cien por cien, por eso toda la polvareda que se ha levantado con respecto a la ganadería y al tema de las macrogranjas me pilla un poco fuera de juego. Obviamente, no me voy a poner a un opinar, como tantos expertos en la cuestión que han ido surgiendo cual champiñones a lo largo de estos días. Soy de las que considero que conviene conocer un tema y su complejidad antes de opinar sobre él. Con todo, me resulta inevitable imaginar una macrogranja con un volumen de ganado muy parecido al que los evangelios atribuyen a los habitantes de Gerasa en la curación de un endemoniado (Mc 5,1-20).  



Los ganaderos de Jesús

Dice el texto bíblico que el espíritu que maltrataba a una persona en esa zona pagana le pide a Jesús ocupar una piara de cerdos al abandonar el cuerpo del pobre endemoniado. El Señor, que es buena gente hasta con los demonios, le deja hacerlo y cuenta el evangelista que más de dos mil puercos se precipitaron al mar. No solo se ahogaron, sino que se generó bastante pánico entre los ganaderos, que pidieron a Jesús que se fuera de su tierra. No hace falta echarle mucha imaginación para suponer que a los porqueros no les hizo ninguna gracia la pérdida, pues probablemente era su único medio de vida, y que temían que al Galileo le diera por seguir expulsando y sanando gente sufriente a costa de sus marranos.  

La pérdida económica que pudo suponer esos dos mil puercos, que no debían saber nadar, incapacita a los compatriotas del endemoniado para reconocer su sanación. Aquel que vivía entre sepulcros y de una manera infrahumana, estaba “sentado, vestido y en su sano juicio” (Mc 5,15). Cuando leo este texto no puedo evitar pensar cuántas veces nos pasa nosotros lo mismo y realidades importantes, como en este caso el propio sustento, ocupan tanto nuestra atención que nos incapacitan para descubrir la vida que se gesta a nuestro alrededor. No estaría de sobra preguntarnos cuál es nuestra piara, es decir, todo eso que ocupa de tal modo nuestra atención y es tan importante para nosotros que deja en segundo plano el cuidado de las personas concretas que están cerca ¡Vaya a ser que también nosotros tengamos “macrogranjas” escondidas en el corazón y no nos hayamos enterado!