.


Las personas con discapacidad se plantan ante los prejuicios de la sociedad

  • Un vídeo elaborado por los centros de San Juan de Dios defiende los derechos en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad
  • La accesibilidad, la participación, la igualdad, el empleo, la educación, la protección social o la salud siguen siendo desafíos pendientes
  • En primera persona: Una historia de superación

papa Francisco con una mujer con discapacidad en la audiencia febrero 2017

Cada 3 de diciembre se celebra el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Con este motivo, 14 personas de los Centros de San Juan de Dios han participado en un vídeo colectivo para mostrar la reivindicación de la jornada de este 2019, recordar que tienen derechos y que quieren participar en la sociedad como ciudadanos de pleno derecho.



En el audiovisual recuerdan que los derechos fundamentales de las personas con discapacidad siguen chocando con los prejuicios. Señalan que las limitaciones que sufren no están en las personas y, para ello, han querido destacar la accesibilidad, la participación, la igualdad, el empleo, la educación, la protección social o la salud entre otros. Derechos compartidos por todos.

Superando barreras

“Conscientes de las barreras existentes aún hoy en día, han querido destacar la accesibilidad, la participación, la igualdad, el empleo, la educación, la protección social o la salud entre otros”, señalan desde la Orden en el comunicado de presentación del vídeo. Un proyecto en que las propias personas que aparecen son los “protagonistas de su propia vida”.

Como apoyo en su lucha, San Juan de Dios trabaja “con ellos en un proceso individualizado y humanizado de atención que les permita conservar, potenciar o desarrollar su capacidad de tomar decisiones por sí mismas, acompañándoles con los apoyos puntuales que requieran”, anotan.

Una integración, recuerdan que “significa su participación habitual en las actividades sociales, culturales y políticas en la que debemos colaborar con entornos adecuados y los recursos apropiados a sus necesidades”. Algo que se vive en los Centros de San Juan de Dios en Gijón, Madrid, Valladolid y Vigo, en los que fueron atendidos en 2018 a más de 900 personas con discapacidad.

Noticias relacionadas
Compartir