.


Pese a la violencia, la Iglesia en Michoacán pide a los fieles no replegarse en sus casas

  • El obispo auxiliar de Morelia, Juan Espinoza Jiménez, se refirió al asesinato de 19 personas ocurrido en días pasados en Uruapan
  • Señaló que lo ocurrido en ese municipio del estado de Michoacán “es terrible, es dramático, y a cualquier persona le puede conmover”

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Morelia, Juan Espinoza Jiménez, se refirió este domingo al asesinato de 19 personas ocurrido el pasado 8 de agosto en el municipio de Uruapan, perteneciente a la Diócesis de Zamora, en el estado de Michoacán, y consideró que el multihomicidio se debió al enfrentamiento entre grupos delincuenciales que están peleando territorio o saldando cuentas.

En conferencia de prensa, señaló que los homicidios no fueron contra el clero, pero aún así “la Iglesia está sangrada porque muchos de los fieles han sido golpeados y martirizados; nosotros no podemos decir que no nos ha tocado: es la Iglesia que está sufriendo, es la Iglesia que sigue hoy perseguida y martirizada, y claro que también les han tocado estas situaciones a los sacerdotes”.

Afirmó que lo ocurrido en Uruapan es “terrible, es dramático, a cualquier persona nos puede conmover; y ojalá que seamos sensibles a lo que está sucediendo, que el ver tantas muertes no nos haga que nosotros seamos indiferentes, pero a la vez que no meta tampoco un temor terrible que nos lleve a replegar en nuestras casas; a todos nos compete luchar y trabajar por hacer un ambiente cada vez más agradable”.

El obispo Espinoza deseó que los habitantes de Uruapan recobren su fe y esperanza; “en nombre de Dios y del bien común no hay que bajar las baterías, hay que continuar trabajando. Ante la violencia, todos juntos debemos estar trabajando por la paz. En medio de estas situaciones, como creyentes hay que implorar a Dios: ‘Señor, haz que la paz reine en ese lugar, haz que tu paz se haga realidad en medio de tanto sufrimiento y tanto derramamiento de sangre’”.

Finalmente ofreció cercanía y oración a los familiares de quienes han perdido a un ser querido en esos acontecimientos, o han resultado heridos.

Los Centros de Escucha y la colaboración con el gobierno

En ese contexto, recordó que la Arquidiócesis de Morelia cuenta ya con 10 Centros de Escucha, “mediante la vinculación interinstitucional y la conformación de equipos levadura, que implementa herramientas de construcción de paz y de acompañamiento en sus áreas de influencia, a través de la creación y habilitación, se incide en un proceso comunitario y sostenible de transformación social”.

No obstante, cabe recordar que el mismo día en que ocurrieron los referidos asesinatos en Uruapan, el secretario de Gobierno de Michoacán, Carlos Herrera, había realizado un recorrido por uno de los Centros de Escucha, donde se reunió con representantes de la sociedad civil y con el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias; posteriormente se anunció que trabajarían en la creación de un proyecto para atender los orígenes de la violencia, de la demanda de sustancias ilícitas, así como a la rehabilitación de personas con alguna adicción.

El funcionario coincidió en la necesidad de incidir de manera directa en la cultura de la prevención y atención de niñas, niños y adolescentes. “Lo que realmente quiere el Estado, es generar paz, que tiene que ser una atención integral la que tenemos que lograr”, añadió.

Noticias relacionadas
Compartir