.


El vicario judicial de Suiza pide al Papa tribunales independientes para investigar los abusos

  • Nicolas Betticher considera que cada Conferencia Episcopal debe tener su propio órgano independiente para tratar estos casos
  • “Que toda la responsabilidad recaiga en los obispos no es justo para las víctimas y es una carga excesiva para ellos”

betticher

Nicolas Betticher, vicepresidente judicial y jefe de la corte interdiocesana suiza, ha instado al papa Francisco y a los obispos a crear tribunales independientes dentro de la Iglesia para juzgar, de forma paralela a la justicia civil, los casos de abusos sexuales acometidos por miembros del clero. “Es la única manera de hacerlo creíble”, ha dicho en una entrevista publicada por el periódicos suizo-alemane Tamedia.

“El obispo es el empleador que contrata al sacerdote, el juez principal que juzga a los culpables y al padre espiritual que protege a las víctimas”, ha afirmado Betticher, si bien ha aclarado que, en su opinión, “este modelo con tres poderes unidos en una sola persona es poco saludable y no fiable”, ya que no resulta “justo” para las víctimas y es “una carga excesiva” para los obispos.

Las directivas de la Conferencia Episcopal suiza establecen que los casos de abuso dentro de la Iglesia católica deben ser denunciados, sin excepción, ante al sistema de justicia penal por los obispos y los principales superiores de las órdenes religiosas. Al mismo tiempo, se abre un procedimiento de ley canónica en el que el caso también debe informarse a la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano, responsable de todos los abusos en el mundo. Por este motivo, una de las principales preocupaciones de Betticher es cómo podrá la justicia vaticana hacerse cargo de los procedimientos de todo el planeta.

Un tribunal por cada Conferencia Episcopal

Ante esto, ha sugerido que cada Conferencia Episcopal “establezca un tribunal de primera instancia para tratar los casos de abuso”. Este tribunal debe incluir “no solo a especialistas en derecho eclesial, sino también a abogados, psiquiatras y médicos independientes, hombres y mujeres, y estar autorizado por el Papa para decidir y juzgar”, recalca.

Nicolas Betticher aún no ha presentado su propuesta a los obispos suizos, ya que, en primer lugar, enviará la cuestión a la conferencia de juristas eclesiásticos programada para septiembre. “Sería algo completamente nuevo, por supuesto. Hasta ahora, solo el obispo puede administrar justicia “, dice Betticher. “El Papa”, ha añadido, “podría establecer inmediatamente tribunales similares, que liberarían a los obispos, para quienes a menudo es difícil juzgar y denunciar a los sacerdotes que conocen bien, que han consagrado y confiado parroquias”.

Noticias relacionadas
Compartir