.


La Comunidad de Sant’Egidio ya ha acogido a 2.800 refugiados en Europa

  • La organización ha facilitado, a través de corredores humanitarios, un viaje seguro a estas personas, evitando que cruzasen el Mediterráneo en balsas
  • “No podíamos quedarnos de brazos cruzados”, ha dicho Giovanni Impagliazzo, de la Comunidad de Sant’Egidio

Un grupo de inmigrantes llegados a Motril (Granada)

La Comunidad de Sant’Egidio ha ofrecido a 2.800 refugiados la posibilidad de llegar a Europa de forma segura. Y es que, tal como se recoge en Vatican News, la organización ha facilitado que estas personas salgan en aviones directamente desde los campos de refugiados donde se encontraban para llegar a Italia, evitando, de esta manera, entrar en una trama de tráfico de seres humanos y los peligros de cruzar el Mediterráneo en balsas.

Giovanni Impagliazzo, de la Comunidad de Sant’Egidio, ha explicado a Vatican News que, ante la gran cantidad de víctimas que han dejado estos viajes por el Mediterráneo tratando de alcanzar Europa, se plantearon que era el momento de buscar la manera de “no quedarse de brazos cruzados, mirando nada más con tristeza la situación que se vive”, ya que es una, “profunda injusticia” que más de 20 mil hombres, mujeres y niños hayan muerto en los últimos cuatro años.

De esta manera, la comunidad de Sant’Egidio comenzó trabajando a nivel jurídico para hallar la posibilidad en el reglamento de la Unión Europea que permitiese a los Estados Miembros conceder visas humanitarias “a territorialidad limitada”, es decir, hacia un sólo país. En este caso, la organización propuso al Gobierno italiano ofrecer mil visados de este tipo para hospedar a mil personas precedentes de los campos de refugiados del Líbano.

Un nuevo hogar en Europa

Las mil visas concedidas fueron destinadas a refugiados sirios que habían salido de su país huyendo de la guerra y que, una vez en Italia, han sido acogidos, quedando los gastos de la acogida a cargo de la Fundación y de las Iglesias protestantes “Histórica italiana”. La acogida parte del nivel de vulnerabilidad de la persona, es decir, tienen preferencia para salir de los campos de refugiados viudas con hijos o familias donde hay una persona o niños enfermos.

Después de este procedimiento, el Gobierno italiano aceptó la concesión de otras 500 visas con las mismas características. Más adelante, como ha señalado Impagliazzo a Vatican News, la Conferencia Episcopal Italiana (CEI) firmó un acuerdo para permitir la llegada de otras 500 personas desde África, concretamente desde Eritrea, Somalia, de Sudán del Sur, y de los campos de refugiados de Etiopía, a quienes la Comunidad de Sant’Egidio ha ayudado a integrarse en la vida europea.

Noticias relacionadas
Compartir