.


Francisco besa los pies a los líderes de Sudán del Sur: “¡No me cansaré de repetir que la paz es posible!”

  • Las autoridades civiles y eclesiales sudanesas se han encontrado en un retiro espiritual celebrado en el Vaticano que ha concluido con este gesto del Pontifice
  • “La gente está cansada y agotada por las guerras pasadas”, ha subrayado el Papa

“¡Nunca me cansaré de repetir que la paz es posible!”, ha exclamado el papa Francisco durante el encuentro con las autoridades civiles y eclesiásticas de Sudán del Sur, poniendo fin al retiro espiritual bajo el que se han reunido en el Vaticano los días 10 y 11 de abril.  Tras el gesto de besar los pies a los dos líderes enfrentados, el Pontífice les ha animado a ser “artesanos de la paz, en un espíritu de fraternidad y solidaridad con cada miembro de nuestro pueblo”, a través de “la búsqueda de la paz, a través del diálogo, la negociación y el perdón”.

Francisco ha subrayado la necesidad de buscar “lo que les une”, partiendo “de la pertenencia al mismo pueblo”, para así “superar todo lo que les divide”. De la misma manera,  ha puntualizado que “la gente está cansada y agotada por las guerras pasadas: ¡recuerden que con la guerra se pierde todo! Su gente hoy anhela un futuro mejor, que pasa por la reconciliación y la paz”.

papa sudan

“Es muy importante recordar que ‘paz’ fue la primera palabra que la voz del Señor pronunció a los Apóstoles después de su dolorosa pasión y después de haber vencido a la muerte”, ha dicho el Papa, que ha señalado que piensa “principalmente” en las personas “que han perdido a sus seres queridos y sus hogares” a causa de los conflictos, así como en “las familias que se han separado y nunca se han vuelto a encontrar, a todos los niños y ancianos, a las mujeres y hombres que sufren terriblemente debido a conflictos y la violencia que siembra muerte, hambre, dolor y lágrimas”.

Escuchar “el gemido de los pobres”

El Papa ha dirigido sus palabras también al “gemido de los pobres”, que “nos obliga en conciencia y nos compromete a nuestro servicio”, ya que ellos “son pequeños a los ojos del mundo pero son preciosos a los ojos de Dios”.

Por todo ello, y pensando en el pueblo sudanés, Francisco ha apostillado que estas personas tienen “una mirada que expresa el ardiente deseo de justicia, reconciliación y paz”. Por este motivo, Francisco se ha mostrado convencido de que Sudán del Sur espera el regreso de sus líderes y que con este encuentro comience la “reconciliación de todos sus miembros y una nueva era de paz y prosperidad para todos”.

En cuanto al objetivo del retiro, ha señalado que “no se trata de una habitual y común reunión bilateral o diplomática entre el Papa y los Jefes de Estado; tampoco de una iniciativa ecuménica entre los representantes de las diferentes comunidades cristianas: se trata de un retiro espiritual”. Por el contrario, el propósito del mismo era “estar juntos ante Dios y discernir su voluntad”, así como “reflexionar en la vida de uno y en la misión común que nos confía, tomar conciencia de la enorme corresponsabilidad por el presente y el futuro del pueblo de Sudán del Sur”. En definitiva, el encuentro es “un compromiso, revitalizado y reconciliado, para la construcción de su nación”.

Tras pronunciar su discurso, Francisco ha expresado su deseo “de poder ir pronto a su amada nación” y ha recordado el reciente encuentro que tuvo con la Conferencia Episcopal de Sudán y Sudán del Sur en el Vaticano, en el cual quedó impresionado ante su optimismo, “basado en la fe viva y expresado en sus esfuerzos incansables, así como por sus preocupaciones en medio de numerosas dificultades políticas y sociales”.

Noticias relacionadas
Compartir