.


Francisco llama a los jóvenes a ser “canales de bondad” para construir un mundo mejor

  • El Papa se ha reunido hoy con los jóvenes de Acción Católica Italiana en el Vaticano
  • “Son los jóvenes quienes tienen el recado de ofrecer esta alegría a los otros niños que viven en situaciones de sufrimiento”

El Papa se ha reunido durante la mañana de hoy, 20 de diciembre, con los jóvenes del Sector Juvenil de Acción Católica Italiana (ACI). En ella, Francisco ha señalado que “el hermoso anuncio” que hace la asociación es “que todos podemos ser amados por el Señor”. Y ha puntualizado, además, que “esta es la verdadera, gran y buena noticia que Dios ha dado al mundo con la venida de su hijo Jesús”. 

Y es que el tema sobre el que este año han estado centradas las acciones de ACI durante este año no es otro que “el encuentro entre Jesús y las dos hermanas Marta y María de Betania”. Un tema que, como ha señalado el Papa, “permite redescubrir el llamamiento a ser amigos de Jesús, a conocerlo mejor y reunirse con él todos los días en oración, para ser sus misioneros”.

Dentro del camino formativo de este grupo de ACI se encuentran las acciones de caridad, que este año se han centrado en “apoyar el derecho a la alimentación y la dignidad de quienes trabajan en la tierra”. Ante este objetivo Francisco se ha mostrado especialmente conmovido, y ha señalado que aprecia “mucho esta elección, y la aliento”. Por otra parte, Francisco ha agradecido a los jóvenes presentes la donación de “productos de higiene personal” hecha a la Limosnería Apostólica, gracias a la cual ha dicho que “se podrán beneficiar muchas personas pobres”.

Un mundo más fraternal

El Papa no ha dejado pasar esta ocasión para recordar a los presentes que, en Navidad, “Jesús quiere nacer en vosotros, en vuestros corazones, para daros el verdadero gozo que nadie os podrá quitar”. Son precisamente ellos, los jóvenes, “quienes tienen el recado de ofrecer esta alegría a los otros niños que viven en situaciones de sufrimiento, momentos de dificultad, especialmente a aquellos que veis más solos y tal vez maltratados”.

Así, Francisco ha concluido haciendo un llamamiento a los presentes de ser “canales generosos” de bondad y bienvenida, a través de los que se pueda llegar a “construir un mundo más fraternal, más solidario y más cristiano”.

Noticias relacionadas
Compartir