¿Cómo vivir un verano en católico? (IV)


Compartir

El mes de agosto puede ser un buen momento para darle al ‘Play’ a listas de reproducción insólitas y descubrir nuevas melodías. Por eso vamos a repasar en el blog, entre las propuestas ofrecidas en este tiempo, algunas iniciativas musicales de ámbito religioso.



El concierto

QAOS es el nombre de Hakuna Group Music, una iniciativa que se ha ido extendiendo en ámbitos pastorales en los últimos años. A las sudaderas e imágenes de barro se suma ahora este disco que será presentado en Madrid el próximo 17 de septiembre con un concierto en el Palacio Vistalegre. Vuelven a este lugar en el que con los aforos de la pandemia presentes se reunieron unas 2.500 personas en 2021.

Como bien anuncia el título del trabajo, los temas tratan de poner música a vivencias como la oscuridad, el miedo, el vértigo; pero también la alegría, la pasión, la plenitud… Mientras llega la cita madrileña, algunos sencillos ya se han estrenado en el canal de YouTube del grupo como es el tema ‘Noche’, una composición que va en sintonía con la práctica de la adoración nocturna. También acaban de presentar la canción ‘Un segundo’ en la que, explican, “se intenta poner melodía a ese deseo incesable que tiene Dios por mí, por hacerme ver que a cada segundo de mi vida, de mis luchas, de mis esclavitudes y de mi libertad, me espera y, sobre todo, me quiere con toda la locura que puede encerrar un corazón”.

El tema

Las propuestas que ofrecen las grandes plataformas musicales como Spotify o Amazon Music son un gran repositorio que va desde el gregoriano o la escolanía de Montserrat hasta las novedades de la música religiosa pop hecha en América. También se ofrecen algunos podcasts dedicados a la música góspel o cursos sobre la música litúrgica con indicaciones para coros y equipos de animación de las celebraciones. A esto se suman músicas de órganos, sonidos de las tradiciones judías o musulmanas y tono un sinfín de propuestas tanto para iniciados como para curiosos.

Junto a lo nuevo, en lo que a música religiosa se refiere, triunfa lo clásico. Lo que se canta cada domingo en iglesias sencillas de todo el mundo. Algo que conoce bien Francisco Javier Gacías Mateo, el compositor de la canción “Dios está aquí” que lleva décadas luchando para que la SGAE le reconozca dicha autoría. La canción surge en la época en la que Gacías colaboraba en las actividades juveniles de la parroquia de San Juan de la Cruz de Zaragoza donde formaba parte del grupo ‘Nueva Vida’. Para un festival de los que se organizaban entonces compuso la canción y la Revocación Carismática la universalizó. La historia del registro se ha convertido en un calvario, como contamos en Vida Nueva. “Hay más de 230 millones de reproducciones de mi canción en YouTube, y figura en múltiples grabaciones físicas, hasta 200 llegamos a compilar antes de la primera demanda. También se podía escuchar en una serie de televisión argentina, y en la promoción de la obra teatral de gran éxito ‘La llamada’, escrita por Los Javis”, lamenta el autor, al que le hubiera gustado seguir grabando con más medios.