Francisco reivindica en el ángelus la capacidad de, llegado el momento, “hacerse a un lado”

“Es fácil apegarse a los roles y posiciones, a la necesidad de ser estimado, reconocido y recompensado”, ha dicho el Papa

Antes del rezo del ángelus de este domingo, desde la ventana del Palacio Apostólico, el papa Francisco ha reflexionado acerca de la figura de Juan el Bautista. Cómo este, a partir del bautismo de Jesús, el cual se narra en el evangelio de hoy, “tras haber cumplido su misión, se hace a un lado”.



“Con su espíritu de servicio, con su capacidad de hacerse a un lado, Juan Bautista nos enseña una cosa importante: la libertad de los apegos”, ha dicho el Papa. Y es que, tal como ha subrayado Francisco, “es fácil apegarse a los roles y posiciones, a la necesidad de ser estimado, reconocido y recompensado”. Pero esto, “aunque natural, no es bueno, porque el servicio implica gratuidad, cuidar a los demás sin provecho para uno mismo, sin segundas intenciones”.

Así, el Papa ha animado a reflexionar acerca de “lo importante que es esto para un sacerdote, que está llamado a predicar y celebrar no por protagonismo o interés propio, sino para acompañar a los demás a Jesús”. O, también, “en lo importante que es para los padres, que crían a sus hijos con tanta muchos sacrificios, pero luego hay que dejarlos libres para que tomen su propio camino en el trabajo, en el matrimonio, en la vida”. Ya que, si bien “es bueno y justo que los padres sigan asegurando su presencia, diciéndoles a sus hijos: ‘No os dejaremos solos’, es necesario que lo hagan con discreción, sin entrometimientos”.

“Lo mismo ocurre con otras áreas, como la amistad, la vida conyugal, la vida en comunidad”, ha continuado Francisco. “Liberarse de los apegos del ego y saber hacerse a un lado cuesta, pero es muy importante: es el paso decisivo para crecer en el espíritu de servicio”, ha añadido, y ha animado a hacerse esta pregunta: “¿sabemos alegrarnos porque los demás sigan su propio camino, aunque eso implique un poco de desapego hacia nosotros?”.

Vigilia de oración

Después del rezo del ángelus, el papa Francisco ha recordado que el próximo 18 de enero comienza la tradicional Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. “El camino de conversión sinodal de la Iglesia está ligado al camino por la unidad de los cristianos”, ha asegurado.

De esta manera, el Papa ha anunciado que el próximo 30 de septiembre tendrá lugar en la plaza de san Pedro una vigilia ecuménica de oración “en la cual confiaremos al Señor los trabajos de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo”. Además, ha señalado que “para los jóvenes que acudan a esta vigilia habrá una programación especial de la mano de Taizé”.

Noticias relacionadas
Compartir