.


El cardenal Baldisseri invita a los padres sinodales a dar “buenas sugerencias” al Papa sobre la Amazonía

El Sínodo sobre la Amazonía ya ha comenzado. Y el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos, ha querido aprovechar su intervención en el aula sinodal para agradecer a los pueblos originarios su contribución. “Sepan que hemos escuchado sus voces y que están presentes en nuestras reflexiones y oraciones. Gracias a esta iniciativa, los ojos del mundo se centran en su herencia cultural, espiritual y de fe”, ha indicado a colación del papa Francisco.

Asimismo, durante su intervención ha pedido a Nuestra Señora de la Amazonía que este Sínodo “pueda ofrecer al Santo Padre frutos de cara a una aplicación efectiva de la ecología integral y para nuevos caminos eclesiales que involucren a todo el Pueblo de Dios en la Amazonía, suelo siempre fértil para acoger la semilla del Evangelio de Jesucristo”.

Baldisseri ha explicado que, “bajo la guía del Espíritu, queremos ir en busca de nuevos caminos para corresponder a un doble objetivo”. Por un lado, “el Sínodo constituye un verdadero desafío para la Iglesia, ya que el Amazonas es una tierra misionera con sus propias características que requieren propuestas adecuadas para responder a la ‘necesidad de evangelizar las culturas para inculturar el Evangelio’ (EG 69)”, ha expresado. Por otro lado, ha continuado: “La asamblea sinodal deberá enfrentar la cuestión ambiental. La Iglesia tiene la intención de responder con una ecología integral que, como Su Santidad nos ha enseñado, ‘requiere apertura a categorías que trasciendan el lenguaje de las ciencias exactas o de la biología y nos conecten con la esencia de lo humano’ (LS 11)”.

Dar “buenas “sugerencias” al Papa

En ese sentido, el purpurado ha recalcado que “no solo debemos escuchar el clamor de la tierra y el clamor de los pobres, ya que es allí donde escuchamos la voz del Espíritu que habla a través del Pueblo de Dios en la Amazonía, sino que también debemos responder con el corazón de un pastor a sus problemas a través de propuestas apropiadas y buenas sugerencias al Santo Padre”.

El cardenal Baldisseri ha recordado el carácter universal del Sínodo. “Es toda la Iglesia universal la que quiere volver su mirada hacia la Iglesia en la Amazonía y tomar en serio cuáles son sus desafíos, preocupaciones y problemas, porque, al final, todos debemos sentirnos parte de esta aldea global”, ha indicado al mismo tiempo que ha recordado las palabras del apóstol Pablo: ‘Si un miembro sufre, todos los miembros sufren juntos; y si un miembro es honrado, todos los miembros se regocijan con él’ ( 1 Co 12,26)”.

Por último, el purpurado no ha querido pasar por alto que en la preparación del Sínodo se ha consultado a más de 87.000 personas. “El material que surgió de esta extensa consulta fue objeto de un cuidadoso estudio y clasificación por parte de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos que, con la ayuda de expertos cualificados, procedió a la redacción de un borrador de documento de trabajo”, ha subrayado.

Noticias relacionadas
Compartir