.


Los obispos de la Unión Europea piden a los Estados que “respeten las obligaciones del derecho internacional” sobre los refugiados

  • El informe de la Oficina Europea de Ayuda al Asilo 2019 muestra que solo el 39% de los solicitantes de asilo en Europa obtuvo una respuesta positiva
  • “La dignidad humana debe colocarse en el centro de las políticas de asilo y las decisiones judiciales”, han dicho los prelados

Krajewski

La Comisión de las Conferencias de Obispos de la Comunidad Europea (COMECE) se ha mostrado satisfecha con la publicación del último informe de la Oficina Europea de Ayuda al Asilo (EASO), y ha pedido a los Estados miembros de la Unión Europea que “respeten las obligaciones impuestas por el derecho internacional” con respecto a cualquier persona que busque protección internacional en sus territorios.

El informe contiene una descripción general de los indicadores clave sobre la situación de los refugiados en Europa. Si bien el número de solicitantes de protección internacional disminuyó en 2018, el documento muestra que tan solo el 39% de ellos obtuvo una respuesta positiva. Según las estadísticas de la EASO, el mayor incremento relativo involucró a ciudadanos colombianos, georgianos, venezolanos y turcos.

No son una simple estadística

“La protección internacional es una herramienta de solidaridad concreta hacia aquellas personas que sufren persecuciones o violencia en su propio país”, han subrayado los obispos, recordando que, en su visita de 2016 a Lesbos, el Papa Francisco hizo un llamamiento a personas e instituciones para que nunca olvidaran que los migrantes “en lugar de ser simplemente una estadística, son ante todo personas que tienen rostros, nombres e historias individuales”.

Por este motivo, la COMECE quiere “alentar a los Estados miembros de la UE a colocar la dignidad humana en el centro de sus políticas de asilo y decisiones judiciales y administrativas”. “Si Europa todavía desea llamarse cristiana, ahora es su oportunidad de demostrarlo a través de la caridad activa hacia los refugiados”, afirmó Jean-Claude Hollerich, presidente de COMECE, durante su visita a los campos de refugiados en Lesbos como miembro de una delegación del Vaticano encabezada por el cardenal Konrad Krajewski.

Noticias relacionadas
Compartir