.


El papa Francisco quiere que Tlalnepantla sea una Iglesia de puertas abiertas

  • José Antonio Fernández Hurtado habló sobre su encuentro con el Santo Padre en el marco de la celebración de la recepción del palio arzobispal
  • En relación con la distribución de la Cartilla Moral del Gobierno de México, expresó que “la Iglesia tiene que hacer política en la lucha por el bien común”

Tras haber transcurrido poco más de tres meses desde su toma de posesión como arzobispo de Tlalnepantla, este 10 de julio José Antonio Fernández Hurtado convocó a una conferencia de prensa en la Curia Metropolitana de dicha arquidiócesis para dar a conocer detalles de su reciente encuentro con el papa Francisco.

José Antonio Fernández Hurtado recibió de manos del Santo Padre el palio arzobispal en la Ciudad del Vaticano, el pasado 29 de junio, fiesta de los santos apóstoles Pedro y Pablo.

Ante los medios de comunicación, el Arzobispo reveló que el papa Francisco le pidió construir “una Iglesia misionera, una Iglesia en salida y de puertas abiertas”. Dijo que si bien ha encontrado una Iglesia dinámica, ahora le toca poner su sello, “impulsando siempre el trabajo ya andado”.

En este sentido, dijo que seguirá construyendo una Iglesia atractiva, cercana y humana en Tlalnepantla; “ya hay un camino de renovación pastoral y necesitamos seguir construyendo una Iglesia diferente, una Iglesia cercana”.

Primeras acciones

De acuerdo con información de la Arquidiócesis de Tlalnepantla, recientemente el Arzobispo encabezó la quinta Gran Misión Católica, en la que cerca de 20 mil misioneros de todas las parroquias del territorio diocesano salieron a las calles a anunciar el Evangelio; asimismo, visitó vecindades y la zona comercial del centro de Tlalnepantla: “tengo muchas ganas de ir a donde está la gente más necesitada, Cristo vino para todos, pero tuvo sus preferidos”, dijo al respecto.

También realizó una primera visita pastoral a las siete vicarías de las zonas que conforman el territorio arquidiocesano, en el que se encuentran 3 millones de habitantes, una población muy densa en comparación con sus experiencias anteriores en Durango y Tuxtepec. “Aquí tenemos contrastes muy marcados, mucha pobreza y mucha riqueza, también hay problemas generalizados como vandalismo, drogadicción, inseguridad, violencia e injusticia”, fue su balance.

Hay valores que nadie se puede apropiar

Por otro lado, en relación con la distribución de la Cartilla Moral del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador por parte de grupos evangélicos, expresó: “la Iglesia tiene que hacer política en la lucha por el bien común, tenemos que ver cuáles son los puntos en los que estamos de acuerdo, pues hay valores universales que nadie se los puede apropiar; la moral cristiana parte del Evangelio de Jesucristo, y eso es lo que predicamos”.

Por otro lado, el Arzobispo de Tlalnepantla reiteró su compromiso de colaborar con las autoridades civiles y eclesiásticas en caso de haber algún caso de pederastia en su Arquidiócesis, pues “no basta con pedir perdón, debe haber tolerancia cero ante estos problemas; nada de encubrimiento como lo ha pedido el papa Francisco”.

Después de haber recibido el Palio Arzobispal, el nuncio apostólico en México, Franco Coppola, deberá imponérselo al nuevo arzobispo en una celebración especial dentro de la Arquidiócesis de Tlalnepantla.

Noticias relacionadas
Compartir