.


La ONU marca el 22 de agosto como el Día Internacional de las Víctimas de Violencia Religiosa

315 personas asesinadas en el atentado múltiple en Somalia el pasado 14 de octubre 2017

La Asamblea General de los Naciones Unidas ha adoptado, según informa Crux Now, una resolución que designa el 22 de agosto como el Día Internacional en Conmemoración de las Víctimas de Actos de Violencia Basados ​​en la Religión o la Creencias. La resolución expresa, de esta manera, una seria preocupación por “los continuos actos de intolerancia y violencia basados ​​en la religión o las creencias contra individuos, incluso contra personas que pertenecen a comunidades religiosas y minorías”.

Asimismo, el documento recalca que “el terrorismo y el extremismo violento en todas sus formas y manifestaciones no pueden ni deben asociarse con ninguna religión, nacionalidad, civilización o grupo étnico”. Además, invita a todos los países, agencias de la ONU, la sociedad civil, el sector privado e individuos a observar el día internacional, que se observará por primera vez este año.

El 80% de los canadienses piensa que la Iglesia no ha gestionado bien la crisis de abusos

Según una encuesta emitida por el Instituto Angus Reid de Canadá, casi ocho de cada diez canadienses creen que la Iglesia Católica ha hecho un trabajo pobre o muy pobre en la gestión de la crisis mundial de abusos sexuales por parte del clero. Además, la mayoría de los encuestados señalan que el papa Francisco debería hacer más para enfrentar la crisis.

Por otra parte, el 46% de la población general señala que considera que estos abusos “son más frecuentes” en la Iglesia católica que en otras confesiones, mientras que esta creencia se reduce al 27% de los católicos practicantes. Sin embargo, la encuesta también subraya que, generalmente, los canadienses tienen una opinión favorable de los miembros del clero.

La Iglesia de Pakistán alerta del aumento de la violencia contra las minorías religiosas

“En las últimas semanas, ha habido un aumento alarmante en la violencia contra las minorías religiosas en particular. Condenamos enérgicamente la agresión contra las minorías por su fe. Estos ataques son intolerables: el estado debe brindar protección y seguridad a todos los ciudadanos”. Con estas palabras ha declarado a Fides la Comisión Nacional para la Justicia y la Paz de la Conferencia Episcopal de Pakistán.

Estas declaraciones se producen después de una serie de incidentes ocurridos en el país, empezando por la profanación de cruces en las tumbas en un pueblo cristiano, cercano a la ciudad de Okara, y que han dejado las cruces de 40 tumbas devastadas. Además, el pasado 14 de mayo, un cristiano de 36 años, Javed Masih, fue asesinado por su empleador musulmán en la aldea de Chak. Sufrió discriminación religiosa a manos de su líder musulmán y sus amigos porque había decidido cambiar su trabajo.

Con respecto a la situación, los obispos han solicitado al gobierno que “adopte de inmediato medidas para garantizar la seguridad de las minorías, en conformidad con el artículo 36 de la Constitución de Pakistán”. “Este tipo de ataque no es aceptable y representa una seria amenaza para la supervivencia de las minorías en Pakistán, por lo que hacemos un llamado a la implementación del Plan Nacional de Acción para los Derechos Humanos, para salvaguardar los derechos de todos los ciudadanos de Pakistán, de toda fe religiosa”, señala el sacerdote Emmanuel Yousaf, director nacional de la Comisión Nacional para la Justicia y la Paz.

Noticias relacionadas
Compartir