.


Luisa Villanego: “La Vida Religiosa busca a Dios, y en el mundo complejo de los jóvenes también debemos hacerlo”

ITVR

La formación es un tema que preocupa especialmente a la Vida Consagrada. Abordarla, desde la perspectiva del mundo actual, es precisamente uno de los desafíos que se han presentado hoy durante la 48ª Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada, que se celebra desde el 25 al 27 de abril en el aula Ángel Herrera de la Fundación Pablo VI bajo el lema ‘A vino nuevo, odres nuevos’.

“La entraña de la Vida Religiosa es buscar a Dios, y en el mundo complejo que vive la gente joven debemos hacerlo también”, ha dicho Luisa Villanego, carmelita de la caridad vedruna, en el marco del panel ‘La formación (inicial y permanente) puesta a prueba’. En todo el proceso de formación es, precisamente, el acompañamiento lo que “ayuda a los jóvenes a hacer procesos, a que puedan hacer su camino, a descubrir lo que Dios les llama a vivir”.

En la misma línea, Esteban de Vega, visitador auxiliar de La Salle, ha remarcado que “cuando el Papa habla de que la tarea de la formación debe ser artesanal y no policiaca, nos dice que implica paciencia, dedicación a lo concreto, y que no se puede hacer en serie sino observando las cualidades de cada grupo”, y destaca un “error” en el que se cae con asiduidad: “querer en seguida el fruto, pero eso no es posible porque requiere tiempo”.

Abiertos a la diferencia

En cuanto a las características específicas y  particularidades de los grupos, Verónica Gutíerrez, maestra de novicias de la Pureza de María, ha señalado que, actualmente, es muy común encontrarse con la multiculturalidad. “El compartir con personas de diferentes procedencias, no solo en casos de otros países sino también dentro de la misma España, supone atender a las diferencias que se presentan”, ha explicado, si bien es cierto que “por lo general la gente joven no está tan cerrada a acogerse entre ellas y descubrir nuevas formas de pensar y de vivir la espiritualidad”. De esta manera, el conflicto no es el que se genera por la diferencia, sino “el estar cerrados a ella”.

Por su parte, María José Castejón, del Instituto Secular Siervas Seglares de Jesucristo Sacerdote y parte de la comisión de formación de la Conferencia Española de Institutos Seculares, ha subrayado que “al haber hecho opción por un tipo de vida alternativo en una sociedad plural”, es esencial tanto “no olvidar los procesos” de formación continuados durante toda la vida pero, sobre todo, que “lo que se diga en la formación inicial tiene que autentificarse en la formación permanente y en los propios miembros del instituto”.

Noticias relacionadas
Compartir