.


Cáritas Mexicana inicia su colecta anual

El responsable de la entidad, el sacerdote Rogelio Narváez Martínez, asegura que la estructura nacional del organismo tiene un objetivo muy concreto: ayudar a los que ayudan

Cáritas Mexicana arrancó su tradicional colecta anual, que en esta ocasión lleva como tema: ‘La misericordia de Dios nos hará esperanza viva‘. La finalidad es motivar a los fieles a poner en práctica la caridad, y así “llevar a cabo las obras de misericordia en los lugares vulnerables”.

En entrevista para Vida Nueva, el responsable de Cáritas Mexicana y secretario Ejecutivo de la Comisión Episcopal para la Pastoral Social, el sacerdote Rogelio Narváez Martínez, hizo un llamado a los fieles para que, a través de esta acción, “se ayude a los que ayudan”; es decir, a la misma Iglesia.

Y es que –explicó– los obispos tienen que atender las necesidades de la población vulnerable y de mayor precariedad, y para ello organizan la Pastoral Social a través de siete dimensiones: Justicia, paz y reconciliación; Pastoral de movilidad humana; Pastoral del trabajo; Pastoral de salud; Pastoral penitenciaria; Pastoral de pueblos originarios y afro mexicanos, así como Cáritas. “De esta manera, la colecta se realiza en orden a poder practicar la caridad a través de estas siete dimensiones”.

Narváez Martínez señaló que este año se ha abordado el tema: ‘La misericordia de Dios nos hará esperanza viva’, toda vez que el Papa “nos ha invitado a ser la Iglesia pobre para los pobres, pero sobre todo a vivir la misericordia”.

Una red de caridad

Si bien la colecta se realiza todo el año, el arranque oficial fue el pasado Miércoles de Ceniza, y cada diócesis va estableciendo diferentes fechas para la colecta; “algunas Iglesias particulares prefieren la Cuaresma, otras la Pascua, otros en noviembre durante la Jornada de los Pobres”, explicó Narváez.

No obstante, para el sacerdote, el tiempo más propicio para realizar esta colecta es la Cuaresma, al ser el tiempo de ayuno, y limosna, “que lo que tú no comas, lo coma el hermano, y aquello de lo que tú te privas, lo des al hermano”.

Cabe recordar que en abril del 2015 los obispos mexicanos acordaron distribuir de esta manera lo recaudado en dicha colecta: el 50% de lo obtenido en una diócesis se destina a la obra social de ese lugar; el 30% a la Cáritas local, y el 20% se destina a Cáritas nacional, que a su vez lo emplea para fortalecer a las Cáritas diocesanas y realizar proyectos propios de cada una de las siete dimensiones.

Rogelio Narváez refirió que Cáritas Mexicana es sólo uno de 167 organismos que conforman la Cáritas Internationalis, y por lo tanto, da una aportación a dicho organismo internacional, pero no como parte de esta colecta. Recordó, por ejemplo, que cuando ocurrieron los sismos de septiembre de 2017 “otras Cáritas hermanas nos ayudaron con 56 millones de pesos”.

El sacerdote Narváez manifestó que la estructura nacional de Cáritas tiene un objetivo muy concreto: ayudar a los que ayudan; “eso es parte de nuestra misión; hay miles de personas que visitan hospitales, reclusorios, que están en casas de migrantes, que están ahí para escuchar a las personas, por lo tanto, estas personas que están ayudando necesitan ser ayudadas, se les debe generar los recursos para poder crear espacios de fortalecimiento de fe porque ellos también necesitan un encuentro, una asamblea, una jornada de trabajo, talleres”.

“En la medida en que a los agentes de pastoral que están en todo el territorio nacional les ofrezcamos diferentes oportunidades de crecimiento, ellos regresarán a sus tierras y podrán dar el mejor servicio en la vida cotidiana”, añadió.

Caridad de la colecta en unión

Narváez resaltó que para que la caridad en esta colecta “sea de calidad, necesitamos estar unidos”, por lo que hizo un reconocimiento a todos los obispos, sacerdotes, a la comunidad, a las parroquias, el esfuerzo que hacen para que se recaude, y agradeció la confianza, así “podemos hacer un círculo virtuoso, donde también nosotros nos comprometemos a tener transparencia en el ejercicio de recursos y poder dar rendición de cuentas adecuadas a los que lo requieren”.

Cabe mencionar que aunque en algunas diócesis se llega a hacer también la recaudación en especie ante las necesidades locales, la colecta es económica y se realiza en el siguiente número de cuenta:

Caritas Mexicana, I.A.P

BANCOMER

Cuenta: 0178299609

Clabe: 01218000178299609 3

Noticias relacionadas
Compartir