Miguel Ángel Jiménez: “La sociedad española ha sido muy generosa con la X de la Iglesia”

  • El director para el Sostenimiento de la Iglesia valora el récord de recaudación: “Es un reconocimiento a la labor realizada”
  • “El dinero asignado permite seguir haciendo el bien”, señala el responsable de la Campaña Xtantos

Miguel Ángel Jiménez, director del Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia

Alivio en Añastro. Se acaban de presentar los datos de la asignación tributaria correspondientes a la declaración de la renta de 2017 y, a pesar de las llamas al boicot, más de 8,5 millones de personas (el 33%) marcaron la X en la casilla de la Iglesia (51.658 más que en 2016) dejando un récord en recaudación, 267, 83 millones de euros, la cantidad más alta desde 2007.

Una lección de generosidad de la sociedad española, como subraya Miguel Ángel Jiménez, director del Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia, de la Conferencia Episcopal Española, quien también recalca el hecho de que suelen ser las personas y localidades más modestas las más generosas y comprometidas.

PREGUNTA.- Ciudad Real –su diócesis– sigue siendo la provincia con mayor porcentaje de asignación tributaria a favor de la Iglesia, con casi un 53% de las declaraciones.  ¿Cuál es el secreto?

RESPUESTA.- Así es, desde hace muchos años. Seguramente la sociedad ciudadrealeña reconoce todo el bien que hace la Iglesia en su territorio y esta ha sido una de las maneras de expresarlo a lo largo del tiempo. Pero no solo Ciudad Real: la sociedad española, pueblo a pueblo, parroquia a parroquia reconoce todo el bien que la Iglesia hace en su conjunto. El dinero que se recibe no es para la Iglesia, sino que supone un profundo bien para toda la sociedad y en ella revierte.

La generosidad de los que menos tienen

P.- Ni Ciudad Real ni Badajoz o Jaén encabezan las listas de las provincias con mayor renta per cápita. Sin embargo, destacan por su generosidad y concienciación a la hora de marcar la X. ¿Qué lectura podemos hacer de estos datos?

R.- Creo que todos tenemos la percepción de que las personas con más limitaciones económicas suelen ser más generosas, pero creo que la mirada es profundamente esperanzadora porque la sociedad española es muy generosa, también en su apoyo a la Iglesia y a todo el bien que hace. Al mismo tiempo, siempre es una fuerte llamada para que compartamos más y seamos mucho más conscientes de las necesidades de otros.

La llamada al boicot, sin impacto

P.- Según los últimos datos, ha aumentado tanto el número de declarantes a favor de la Iglesia como la recaudación. Y eso, en plena campaña de boicot por el tema de Cataluña. ¿Qué valoración se puede hacer?

R.- En primer lugar, la situación económica ha sido buena para los contribuyentes y su 0,7 % destinado a la Iglesia ha sido mayor. Además, ha habido más personas que han marcado la X. Es un dinero que directamente beneficia a la sociedad porque permite seguir haciendo el bien a muchos. Además, es un trabajo conjunto y común entre todas las diócesis, la Vicesecretaría de Asuntos Económicos y el Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia. Todo se resume en pocas palabras, que es el lema de la campaña Xtantos: ‘Juntos X un mundo mejor’.

Oficina de Hacienda

P.- Es cierto que en Cataluña ha habido 17.000 contribuyente menos que han macado la X. ¿Es un porcentaje suficientemente significativo?

R.- Para nosotros, cada X es importante porque hay una persona que la marca libremente y eso permite que pueda haber otros que reciban el fruto de ese gesto tan generoso. Juntos hacemos un mundo mejor y queremos seguir creciendo y mostrando el auténtico rostro de la Iglesia, que es un rostro humano, cercano y muy sensible a cualquier tipo de necesidad. El dinero que la Iglesia recibe fruto de la libertad al marcar la X de la Renta revierte en la sociedad.

P.- El aumento en la recaudación, ¿permitirá que este año se le suba el sueldo a los sacerdotes?

R.- En realidad, el sueldo de los sacerdotes es competencia de cada diócesis y es cada diócesis la que decide su cuantía anualmente. Los sacerdotes viven austeramente, con sencillez, con un sueldo digno que les permite estar al servicio de toda la comunidad cristiana y de toda la sociedad. Eso es lo importante.

Noticias relacionadas
Actualizado
10/02/2019
Compartir