El Papa envía un visitador apostólico al arzobispado de Puerto Montt en Chile

El arzobispo Jorge Carlos Patrón Wong, secretario para los Seminarios en la Sagrada Congregación para el Clero, ha sido designado por Francisco

Un comunicado del Arzobispado de Puerto Montt informa que el Papa ha acogido la solicitud del padre Ricardo Morales, OdM, administrador apostólico de esa arquidiócesis, y ha decidido “enviar un visitador apostólico que, en su nombre, pueda manifestar su cercanía al Pueblo de Dios que peregrina en la arquidiócesis de Puerto Montt” quien “propiciará un espacio de encuentro y escucha, en que puedan expresarse con libertad todos los sacerdotes, miembros representativos de la vida consagrada y del laicado de Puerto Montt”, agrega el comunicado.

Esta designación recayó en el actual secretario para los Seminarios en la Sagrada Congregación para el Clero, el arzobispo Jorge Carlos Patrón Wong, quien tendrá la misión de “valorar e informar a la Santa Sede sobre el estado de la vida, el ministerio y la disciplina del clero, animará la pastoral de los presbíteros y sugerirá iniciativas para el acompañamiento de los sacerdotes. Pondrá especial atención en la pastoral vocacional y en la formación de la pequeña comunidad formativa del Seminario”, explica la misma información.

Atender las denuncias de abusos

El visitador apostólico estará en la diócesis desde el próximo 19 al 24 de enero. De nacionalidad mexicana, el obispo Patrón nació en Mérida, Yucatán, tiene 61 años, fue ordenado sacerdote en enero de 1988 y consagrado obispo en diciembre de 2009, siendo designado coadjutor de Papantla, en México. El 2 de mayo asumió como obispo de esa diócesis hasta septiembre de 2013 cuando el Papa Francisco lo nombró Secretario para los Seminarios en la Sagrada Congregación para el Clero, dándole el título de arzobispo ‘ad personam’.

El comunicado del Arzobispado concluye señalando que “quienes deseen conversar, solicitando una cita, o enviar algún correo electrónico al Visitador Apostólico, pueden hacerlo” y ofrece direcciones electrónicas donde dirigir los mensajes.

Estos datos en la información del Arzobispado llevan a suponer que esta misión apostólica está relacionada con las denuncias por abusos de menores, algunas con varios años de tramitación, contra sacerdotes en varias parroquias y organismos eclesiales.

En junio pasado el Centro de Investigaciones Periodísticas (CIPER) publicó un informe con datos que señalan al arzobispo, ahora emérito, Cristián Caro, como encubridor de denuncias y de procesos canónicos contra sacerdotes de su diócesis, incluso ocultando ante el clero o en sus propias parroquias la situación canónica de los acusados. El informe de CIPER fue publicado 3 días después que el Papa Francisco aceptó la renuncia de Caro y otros dos obispos: Barros y Duarte, ambos con públicas denuncias de encubrimiento. El informe apunta al efecto buscado por Caro de desmarcarse respecto a los otros dos obispos entregando la información antes que la difundiera el Vaticano, para aparecer como si el Papa se la hubiera aceptado sólo por razones de edad y no por el mismo motivo a los tres. 

CIPER se pregunta “¿Por qué razón el Papa habría puesto en esta terna, junto a dos obispos cuestionados por encubrir abusos, a un prelado que solo se retira porque cumplió la edad límite? ¿Por qué Francisco actuaría tan desprolijamente con Cristián Caro, sabiendo que la prensa mundial está atenta a la renuncia colectiva presentada por el episcopado chileno y expectante ante cuál de estas dimisiones aceptaría el pontífice?”

El informe ofrece como respuesta que en los expedientes que acumula el Vaticano sobre la situación chilena “hay pruebas de que Cristián Caro protegió a presbíteros acusados de abusos sexuales contra menores”.  

Una figura familiar

Agrega un antecedente poco advertido: “de los tres administradores apostólicos que asumirán provisionalmente las jefaturas de las diócesis de Valparaíso, Osorno y Puerto Montt, solo uno tiene una amplia experiencia en investigar abusos sexuales cometidos por clérigos. Es precisamente el que asumirá en el puesto de Cristián Caro: el jefe provincial de la Orden Mercedaria en Chile, Ricardo Morales”.

Morales es superior mercedario desde el 2011 y en ese cargo recibió el encargo desde el Vaticano de llevar adelante investigaciones sobre dos casos, al menos, de denuncias por abusos de sacerdotes en Puerto Montt. Allí es una figura familiar en el clero y algunas parroquias. “Lo han visto, al menos desde hace unos tres años, recorriendo la provincia, tomando declaraciones a consagrados y laicos, haciendo el trabajo que el obispo Caro nunca realizó”, afirma el informe de CIPER. En junio del año pasado el Papa lo nombró Administrador Apostólico de esta iglesia, con cuyo clero ya tenía relación.

En agosto y septiembre del 2018 el administrador apostólico de Puerto Montt, difundió dos comunicados informando de nuevas denuncias y la adopción de medidas cautelares contra sacerdotes y un diácono. Parecen ser expresiones externas de un ambiente interno tan complejo, en esta iglesia, que hace necesaria la intervención externa de un Visitador Apostólico.

Noticias relacionadas
Actualizado
17/01/2019
Compartir