Tres películas para este fin de semana (11-13 de enero de 2019)

Cada viernes, Vida Nueva te acerca sus recomendaciones en pantalla grande (o no tanto)

Fotograma de 'El vicio del poder'

El estreno de la semana: ‘El vicio del poder’

Un irreconocible Christian Bale se oculta bajo capas de maquillaje y un notable aumento de peso para dar vida a Dick Cheney, el discreto burócrata que acabaría siendo vicepresidente de George W. Bush (2001-2009) y el hombre en la sombra más poderoso del planeta. No en vano, las consecuencias de la política exterior estadounidense que lideró todavía se dejan sentir hoy en todo el mundo.

Adam McKay, comediante que ya probó suerte en otros géneros con una atrevida y lúcida radiografía de la crisis económica en ‘La gran apuesta’, decide asomarse a la historia política de su país –desde el Watergate al 11-S, pasando por la Guerra de Irak– de la mano de un personaje que forjó su ascenso en el Partido Republicano manejándose con soltura en la trastienda del poder.

‘El vicio del poder’ no es solo un ‘biopic’ del protagonista. Cada una de sus actuaciones lleva el sello de un tipo frívolo e hipócrita, movido por oscuros intereses (petróleo, armas…), lo que convierte su trayectoria en fiel espejo de una época.

Son tantas y tan contundentes las razones que justifican su carga de denuncia, que la indignación deja paso a la desolación.

Todavía en cartelera: ‘La Quietud’


Pablo Trapero, consumado retratista del lado más oscuro del alma humana, desciende a los infiernos personales, conyugales, fraternales, paterno/materno-filiales… para destapar los silencios, misterios y miserias que emponzoñan las relaciones de una acomodada familia argentina. Y la tormenta, paradójicamente, se desata en un lugar que invita al sosiego: ‘La Quietud’, finca que da título a esta historia.

Entre apacibles melodías e imágenes, el realizador va (des)tejiendo una telaraña de lazos, a menudo primarios y ambiguos. Especialmente, entre dos hermanas muy unidas por la nostalgia de una infancia feliz, dos almas gemelas que comparten confidencias… y algo más. Incluida una madre fría y autoritaria.

Aquel patriarcado de ‘El Clan’ da paso aquí a un triángulo femenino de altura (Gusman, Bejo y Borges), cuyos maridos, novios, amantes o amigos son meros comparsas de sus ausencias, angustias, odios, instintos (maternales) y necesidades (ser amadas).

Con el eco de la dictadura de fondo, este drama con ramalazos de culebrón acumula fatalidades, lágrimas y veneno. Arrebatos de pasión y rencor que pueden dejar exhausto, pero nunca indiferente.

Ya en DVD: ‘Un océano entre nosotros’


En 1968, Donald Crowhurst, un veterano de la Real Fuerza Aérea Británica y navegante aficionado, decidió hipotecar su casa para poder participar en la Sunday Times Golden Globe Race, una regata de veleros en solitario y sin escalas alrededor del mundo.

Un intento más que discutible de salvar su negocio y, de paso, a su familia. En tierra, mientras tanto, su mujer y mayor defensora se enfrentaría a un desafío no menos arriesgado: seguir adelante con sus hijos y sin el amor de su vida.

Amante de las historias reales y un punto imposibles, el británico James Marsh –a quien debemos el documental ‘Man on Wire’, sobre el funambulista que se asomó al vacío entre las Torres Gemelas, o que narró la lucha contra sí mismo del astrofísico Stephen Hawking en ‘La teoría del todo’– recrea el épico y trágico periplo de este inconsciente. Una aventura en alta mar plagada de obstáculos y condenada al fracaso.

La pareja Colin Firth-Rachel Weisz constituye el principal salvavidas de una cinta que sortea con habilidad el naufragio de este sueño convertido en pesadilla. ¿Una gran mentira? ¿Un gran misterio?… En todo caso, una vida muy cinematográfica.

Noticias relacionadas
Compartir