.


Una sinagoga acogerá a peregrinos de la JMJ de este mes en Panamá

Un grupo de jóvenes en la JMJ de Cracovia/JMJ

Si bien el objetivo de la Jornada Mundial de la Juventud es reunir a jóvenes católicos de todo el mundo, su celebración en Panamá a partir de próximo 22 de enero resultará ser, también, un asunto interreligioso. Y es que una sinagoga judía local se ha ofrecido para acoger a peregrinos católicos durante lo el que se considera como el evento juvenil más importante de la Iglesia católica.

La sinagoga Kol Shearith Israel, ubicada en el vecindario de Costa del Este, abrirá sus puertas a los jóvenes católicos, 400.000 de los cuales aun necesitan encontrar un sitio donde alojarse a su llegada a Panamá.

El rabino Gustavo Kraselnik, que dirige Kol Shearith, ha explicado a Crux que la sinagoga tiene “una larga historia de colaboración con la población católica de la ciudad”, por lo que tenía “sentido” ofrecer el espacio.

Junto con un equipo de voluntarios, pronto convertirán las aulas de la sinagoga en un espacio listo para alojar a 50 peregrinos católicos. Si bien aun no se han asignado las plazas, Kraselnik ha declarado que la principal prioridad es “ofrecer hospitalidad”, si bien espera “poder presentarles la sinagoga y también a la comunidad judía local”.

El obispo de Cúcuta afirma que “la crisis de Venezuela no se puede negar”

Víctor Manuel Ochoa, obispo de Cúcuta, ha declarado a Vatican News que “diariamente entre 45.000 y 60.000 personas” llegan a Colombia en busca de “alimentos y medicamentos, incluso aquellos considerados comunes” así como “vacunas para los niños”.

En esta situación, esta ciudad de la frontera entre Colombia y Venezuela ha visto cómo han ido surgiendo graves problemas de salud. “En Cúcuta la lepra ha reaparecido”, ha señalado el obispo.

La de Venezuela, explica Ochoa, es “una crisis que no se puede negar ni se puede ocultar”. “No podemos ocultar las condiciones en que surgió en Venezuela el drama humano que vivimos ahora”, añade Ochoa haciendo referencia al “ilegítimo” mandato de Maduro al frente del país. “No queremos adentrarnos en los méritos de la realidad política de otra nación”, ha dicho, si bien “la voz de los obispos venezolanos es una voz autorizada, que aclara la lectura que la Iglesia hace de este problema”. “Para nosotros”, concluye, “se trata de ayudar a los débiles, a las personas que sufren, ayudar con el amor de Cristo”.

Los obispos maronitas piden la formación de un gobierno tecnócrata

Los obispos maronitas libaneses, que se reunieron en Bkerke el miércoles bajo la presidencia del patriarca Béchara Raï como parte de su reunión mensual, pidieron una vez más a los líderes políticos que formen un pequeño gobierno de tecnócratas.

“Nos dirigimos a los líderes pidiéndoles que superen los obstáculos políticos y de otro tipo que impiden la formación del gobierno, y que acuerden rápidamente una fórmula de gabinete que pueda superar los obstáculos, incluidas las reformas estructurales y las inversiones planificadas”, dijeron los obispos al final de su reunión.

Los obispos reiteraron el llamado del patriarca Rai para la formación de un “pequeño gobierno compuesto por expertos independientes”. En este contexto, criticaron, sin nombrarlo, al presidente del Parlamento, Nabih Berry, quien había pedido la adopción del presupuesto para 2019 incluso en ausencia de un nuevo gobierno.

Noticias relacionadas
Compartir