.


Los delitos de abusos a menores no prescribirán hasta que la víctima cumpla al menos 50 años

  • Según confirma Vida Nueva, el anteproyecto de Ley de Protección de la Infancia que incluye la medida, se aprobaría este viernes en Consejo de Ministros
  • La Iglesia, a través de la Universidad Pontificia Comillas, ha impulsado el borrador de una norma que también creará juzgados especializados de Infancia
  • Tras conocer la iniciativa, el secretario general de la Conferencia Episcopal acoge “la llamada a abanderar el compromiso social contra esta lacra”

Niños jugando en un columpio/EFE

El Gobierno quiere elevar la edad para el inicio del tiempo de prescripción de los delitos de abusos sexuales en la infancia. Así se recoge en el Anteproyecto de Ley de Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia que el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar el próximo viernes 28 de diciembre. De esta manera, según recoge el texto, la prescripción empezarán a contar a partir de que la víctima cumpla 50 años y no hasta los 18 años como hasta ahora.

Portada del primer número de 2019 de la revista Vida Nueva

Portada del primer número de 2019 de la revista Vida Nueva

Así lo confirma la revista Vida Nueva en su próximo número, dentro de un reportaje de investigación en el que se recogen los pilares básicos de una norma que aumentará las medidas de prevención y sensibilización en esta materia, con la creación de protocolos de salvaguardia a la infancia en lugares donde los menores acuden con regularidad, el fomento de protocolos de detección y de la educación afectivo-sexual o la especialización de juzgados y fiscalía en violencia contra la infancia. En esta materia, también destaca la generalización de una prueba preconstituida para que se reduzcan al máximo las declaraciones de los niños en los procedimientos judiciales.

Participación eclesial clave

En la redacción de la futura norma han contribuido decenas de entidades y profesionales de distinto signo y ámbitos como la escuela, la psicología y la judicatura. Sin embargo, Vida Nueva ha constatado que dos han sido las entidades que han llevado el peso principal: Save the Children y la Universidad Pontificia Comillas. De esta manera, la Iglesia, a través de la Cátedra Santander de Derechos y Menores del centro jesuita, ha participado de forma activa en el borrador de un proyecto que buscar dar una mayor protección y cobertura a las víctimas.

El secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, también colabora en este número la revista, subrayando cómo “una Iglesia humilde y purificada puede acoger la llamada a abanderar el compromiso social contra la lacra del abuso infantil en las familias, en las comunidades cristianas y en toda la sociedad”.

Noticias relacionadas
Compartir