Comunidad de Sant’Egidio: “Los pobres nos evangelizan”

  • Como cada año, el movimiento ofrecerá comidas navideñas a los más necesitados en los 70 países en que tiene presencia
  • Tan solo en 2017, se realizaron más de 440 comidas en todo el mundo, de las que se beneficiaron unas 220.000 personas

“Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber”, este es el principio evangélico que ha movido a la Comunidad de Sant’Egidio desde hace 50 años en todo el mundo. De manera particular, este fundamento se ve reflejado en las comidas que comparten con gente necesitada en diferentes momentos del año, especialmente durante la Navidad.

En México, este movimiento laical tiene presencia en las ciudades más importantes, y ya se prepara para compartir los alimentos con decenas de personas de escasos recursos en algunas diócesis como Guadalajara, Puebla y Ciudad de México.

En entrevista con Vida Nueva, César Cárdenas, quien desde hace ocho años es integrante de la comunidad, detalló que cada año, Sant’Egidio organiza comidas navideñas el día 25 de diciembre no sólo en el país, sino en los 70 países en los que tiene presencia.

Tan solo en el 2017, se organizaron más de 440 comidas en todo el mundo, en las que se benefició a unas 220.000 personas.

Navidad con los pobres

En el caso de México, la Comunidad de Sant’Egidio –que cuenta con 350 voluntarios permanentes– llevará a cabo este año tres almuerzos navideños en la Arquidiócesis de Guadalajara, dos en la Arquidiócesis de Puebla y ocho más en la Ciudad de México, algunos previos a la Navidad y otros el 25 de diciembre.

El espacio físico en el que se realizan las comidas por lo general son las parroquias, aunque en ocasiones el gobierno o algún voluntario facilitan los lugares.

“No es una obra social –asegura– Sant’Egidio y el servicio a los pobres es parte de una convicción que nació en 1968 de colaborar para cambiar el mundo, transformando los corazones de quienes participan y de la gente cercana a la comunidad”.

Asegura que se busca tener una relación de amistad con el pobre, que no tiene nada que ver con asistencialismo o clientelismo, pues para la comunidad “los pobres son los verdaderos protagonistas, los que nos evangelizan, y nos ayudan a cambiar el corazón, siempre a la luz del Evangelio”, agregó.

“Cada semana vamos a diferentes lugares, al encuentro con los pobres, y a ellos son a quienes invitamos a las comidas de Navidad; es por ello que hay una relación previa con ellos que se vive a lo largo del año y que culminamos con esta comida navideña”.

Para César Cárdenas, este tipo de acciones constituyen “un gesto muy profundo para decirle al mundo que Jesús se identifica en los pobres”.

Unidad en torno a la mesa

César Cárdenas recuerda que la última vez que el papa Francisco visitó a la Comunidad de Sant’Egidio en Roma, dijo que una de las mayores cualidades que tiene este movimiento es que en él se confunden quienes sirven con quienes son servidos, “porque no hay como tal una diferenciación; se intenta vivir como un pueblo diverso y diferente en muchos sentidos, pero siempre unido en torno a la Palabra y a la mesa del Señor”, dice.

Apunta que el servicio que la comunidad ofrece a los pobres es siempre voluntario y gratuito, de tal forma que se van creando redes solidarias en las colonias o barrios en los que se trabaja.

“Si bien hay un gran apoyo de las diócesis a nivel mundial y en México, así como de algunos obispos que interceden para que puedan realizar las comidas navideñas, y de laicos voluntarios y empresas que otorgan su tiempo y recursos, siempre se requerirán de más personas de buena voluntad que quieran sumarse a la comunidad.

La Comunidad de Sant’Egidio es un movimiento católico integrado por laicos cuyos pilares de acción son la oración, el servicio a los pobres y el trabajo por la paz.

Noticias relacionadas
Actualizado
21/12/2018
Compartir