Sigüenza-Guadalajara, sin recursos para rehabilitar las 2.000 ermitas de la región

La ermita de Hontoba, en la diócesis de Guadalajara

El próximo domingo se celebra el Día de la Iglesia Diocesana, una jornada que busca concienciar a los feligreses de la necesidad de colaborar en el sostenimiento del día a día de sus parroquias. Por ese motivo, son muchos los Obispados que a lo largo de esta semana darán a conocer las cuentas y en qué se invierten los donativos que se reciben.

Hoy mismo se ha manifestado en este sentido el obispo de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez, que ha reconocido que la Diócesis no puede ofrecer “ningún tipo de ayuda” para reparar y cuidar la más de dos mil ermitas con las que cuenta.

Es la realidad de muchas regiones españolas, especialmente las correspondientes al ámbito rural. Las Iglesias locales cuentan con un patrimonio más que interesante, sin embargo, se trata de edificios que requieren de un mantenimiento constante. Sin embargo, al pertenecer a localidades despobladas, los recursos para ocuparse de ellas son escasos, una situación que se acentuó con la crisis cuando las ayudas y convenios con las instituciones públicas -de la UE a los Ayuntamientos- se redujeron de forma drástica.

De hecho, Rodríguez confirmó que los medios con los que cuenta el Obispado se están destinando a “intentar salvar los edificios y que no se vengan abajo” centrándose en labores de restauración de las cubiertas.

De ahí que el obispo haya hecho una nueva llamada a los ciudadanos para abandonar las individualidades y sentirse parte del proyecto diocesano, colaborando, como apunta el lema elegido para la jornada de este año, “como una gran familia”.

Novell cuestiona a la juez Lamela y el 155

No parece suficiente la invitación que no pocos obispos catalanes le han hecho a Xavier Novell para que prime la prudencia en sus declaraciones sobre la situación que atraviesa Cataluña. El obispo de Solsona continúa empapando sus palabras de un discurso político. No solo respaldó en la fiesta mayor de la localidad al Govern por convocar el referéndum ilegal del 1 de octubre, sino que animó a su participación y él mismo animo al equipo de comunicación de su diócesis para compartir en redes sociales su votación.

Ayer, una vez más, en el interior de un templo, mostró públicamente su apoyo a los ex consejeros de la Generalitat que permanecen encarcelados. Al concluir la eucaristía en el Santuari del Miracle, en el municipio leridano de Riner, expresó que considera que “no es justo” el motivo por el que “fueron cesados y encarcelados”, cuestionando tanto la decisión de la juez Lamela como la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

“No os confundáis sobre esta cuestión: será todo lo legal que queráis, pero los cristianos no nos guiamos ni tenemos criterios en función de leyes positivas, sino de aquello que es justo, verdad y digno, y esto no es justo”, dejó caer el prelado.

Francisco escucha al club de los líderes eméritos

Se hacen llamar “The Elders” y vienen a ser algo así como un club de eméritos que se han unido en una ong para trabajar juntos en defensa de los derechos humanos. La institución de “Los Ancianos” la fundó Nelson Mandela en 2007 y tan solo hace unos días saltaron a la luz pública en nuestro país para reclamar una solución pacífica ante la crisis catalana.

Pues bien, “The Elders” han sido recibidos hoy por el Papa con el ex secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan- al frente y con líderes mundiales de relevancia tales como el ex presidente de Chile, Ricardo Lagos.

Sin duda alguna, seguro que es una de esas audiencias en las que Francisco ha podido escuchar y hablar con la tranquilidad de tener frente a sí a quienes saben de la presión de la responsabilidad y ahora se comunican con la libertad de haber dejado la primera línea de fuego.

Actualizado
06/11/2017
Compartir