Fernando Vidal, sociólogo, bloguero A su imagen
Director de la Cátedra Amoris Laetitia

Las mariposas que pararon el muro


Compartir

La imagen de unas delicadas mariposas deteniendo el poderoso muro de Trump se convirtió en una imagen peligrosamente poética para los que quieren dar más alas al odio. Por eso el 1 de febrero de 2022 en Estados Unidos el santuario que las protege, el Centro Nacional de Mariposa, tuvo que cerrar indefinidamente sus puertas al llegar a un punto en el que, tras años de acoso ultraderechista, vieron peligrar físicamente la integridad de los cuidadores de mariposas y, en último término, a las propias mariposas.



Miramientos

Las historias que comentamos no son meras curiosidades, sino que vemos en ellas potencial para reflejar muchas cosas que van más allá de la anécdota. Tampoco elegimos historias espectaculares, a veces son pequeñas y pasan desapercibidas, como el hecho de que un santuario de mariposas cierre por la presión del fundamentalismo conspiranoico.  

Reconstruyamos los hechos minuciosamente. Cada uno de los detalles es significativo. Ponemos mucha atención en recoger lo que haya sucedido, en contemplar con cuidado y compasión el fenómeno. Escribirlo o leerlo con miramiento, andándose con contemplaciones, es vital para comprender el alcance de su significado.

Un santuario amenazado de mariposas amenazadas

El National Butterfly Center es una reserva natural de cuarenta y cinco hectáreas fundada en 2000 en la texana ciudad de Mission, a orillas de Río Grande, creada por la Asociación Norteamericana de las Mariposas (NABA en sus siglas inglesas). El centro da soporte a las actividades científicas y conservacionistas de la NABA y ha sido crucial para la protección de algunas especies en peligro de extinción. El centro tiene treinta mil visitantes adultos y seis mil niños que cada año vienen a conocer las doscientas especies de mariposas que cuida (Dey, 2022). 

En 2017, el centro demandó a la Administración porque el muro de Trump invadía las tierras del centro, que es propiedad privada, seccionando dos tercios del mismo. La orden de construir el muro comenzó a talar árboles del santuario con sus motosierras sin permiso alguno, ante lo cual se interpuso una querella judicial.

Inmediatamente hubo una reacción de un grupo ultraderechista llamado We Build the Wall (WBW), que denunció públicamente al centro por tráfico de migrantes, trata sexual y ser un lugar para la violación de niños. Se lanzaron a los medios teorías conspiranoicas que fueron creídas por el sector predispuesto a ello y los movilizó (Harris, 2022). Brian Kolfage, fundador de WBW, tuiteó los falsos rumores y, en respuesta, la NABA lo denunció ante los tribunales por difamación. No obstante, las mentiras no cesaron de aumentar su intensidad. En 2020, Kolfage afirmó en medios que en el santuario se enterraban cadáveres y que en su interior había un “comercio sexual desenfrenado” (Harris, 2022). Nunca ha habido ninguna investigación en curso contra la reserva de mariposas por todos esos infundados rumores.

Las falsas acusaciones de tráfico sexual infantil dieron un lugar donde se concretaba la campaña de QAnon que denuncia que una red de pederastia financia acciones contra Trump para proteger las violaciones de niños. El grado de violencia al que llama QAnon ha conducido a que el FBI lo identifique como amenaza de terrorismo interno.  

Zona de guerra

Desde que la NABA denunció a la Administración por invasión de su propiedad, el centro ha sido objeto de acoso por parte de las autoridades. Un periodista de la BBC pudo presenciar cómo un helicóptero del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos sobrevolaba el santuario alterando la paz del mismo y continuamente hay motocicletas y vehículos todoterreno rodeando de ruido ensordecedor el lugar. La directora del centro, Marianna Treviño-Wright, denunció que el gobierno de Trump había convertido el entorno del santuario en una zona de guerra. Eso es lo que el gobierno quiere que parezca. Todo es teatro (Zurcher, 2019). Las operaciones de fuerzas aéreas, terrestres y lanchas motoras por el río escenificaron que el lugar es peligroso y lo señalaron como una amenaza que requería intervención militar. Eso actuó como efecto-llamada para luchadores autónomos.

Tras la derrota de Trump, el centro no ha descansado porque, aunque el acoso militar y policial ha cesado, las fuerzas de ultraderecha han tomado el relevo. WBW movilizó a otros grupos extremos para presionar y se unieron miembros de We Stand America y QAnon para acosar al personal. El centro informó que su directora fue golpeada por un individuo. Además, el agresor, al huir, casi atropella a su hijo Nicholas. La política republicana Aaron Peña informó al centro que el último fin de semana de enero de 2022 se había organizado una manifestación de presión –y posible ocupación– bajo el nombre ‘Tren Trump’ (BBC, 2022; Dey, 2022), liderada por el exasesor de seguridad nacional de Trump, el teniente general Michael Flynn (Rai, 2022). La red ultraderechista reclama que el muro atraviese el santuario, conocido en la región por su activismo medioambiental, que es otra razón por la cual es atacado.

Allanamiento y cierre

La última semana de enero, la política republicana Kimberly Lowe entró en el centro exigiendo que la condujeran al paso de la reserva por el cual se dejaba que los inmigrantes entren en Estados Unidos. La directora negó tales hechos y cuando le pidió que abandonara las instalaciones, la política la agredió y derribó al suelo (Dey, 2022).

Ante la escalada de amenazas, el centro decidió cerrar el fin de semana a final de enero, mientras sucedía la manifestación del Tren Trump. Tras la concentración una turba se acercó al santuario, entraron pese a que estaba cerrado y grabaron videos donde fantaseaban dando falsos indicios para respaldar sus acusaciones.

La campaña de la ultraderecha trumpista se elevó al nivel nacional y eso aumentó sustantivamente el peligro por miedo a que individuos enfurecidos decidieran atentar contra el personal del centro. Ben Bergquam, periodista del medio ultraderechista Real America Voice publicó un video en Twitter donde decía que lo que realmente preocupa a los demócratas son las mariposas y exigía a Biden: “Cierra la frontera” y lo señalaba: “sabemos que no te preocupas por los niños” (Harris, 2022).

El 1 de febrero de 2022, el director de la NABA, Jeffrey Glassberg –fundador del santuario de mariposas–, decidió el cierre indefinido del santuario, aunque se continuará remunerando a los empleados. «Todavía no podemos creer que estemos en el centro de esta vorágine de malevolencia que crece en Estados Unidos», declaró la directora del centro (Pruitt-Young, 2022). Glassnerg ha informado que no abrirán hasta que las autoridades les garanticen la seguridad.

Premilicia

Este caso refleja gran parte de lo que está sucediendo en Estados Unidos y la lógica que parece extenderse por el mundo. En la arena internacional, los movimientos de amenaza de Rusia y Bielorrusia contra Ucrania también reflejan la impunidad de la amenaza, lo cual alienta el quebranto de la ley y la moral pública. 

Los movimientos ultraderechistas en Estados Unidos han elevado una espiral que se autoalimenta gracias a la conspiranoia. Una vez dividido el país, sobre dicho principio cualquier falsedad crece porque no existe contraste con la realidad, la desconfianza es radical y se ha caricaturizado al otro hasta el punto de haberlo sustituido por un avatar que uno mismo fabrica y que refleja inversamente todo lo que uno piensa. La operación básica que permite tal radicalización es una radical pérdida de sentido de realidad y el efecto es aumentar esa desrealización sin límite.

El asalto al Capitolio del seis de enero de 2021 constituyó el Rubicón de una rebelión dispuesta al golpe de Estado. El tipo de presión que se ejerce desde entonces –como en el caso del Santuario de mariposas en Texas– ha sobrepasado la libertad de expresión y se ha configurado como una premilicia. La milicia es una fuerza autónoma de ciudadanos que interviene haciendo uso de la fuerza en nombre del pueblo; es una usurpación y suplantación popular de la fuerza militar o policial del Estado. Una premilicia es un colectivo que actúa violentamente con impunidad creando las condiciones para la usurpación popular de la violencia. 

La ocupación del capitolio actúa como amenaza real, pero no es el único medio. Como establece la doctrina del propagandista Roger Ailes –creador de Fox News–, no solamente se actúa movilizando grupos milicianos, sino enfureciendo a los locos: es decir, imprimiendo tal presión de indignación e ira, que alguien autónomamente decide intervenir violentamente. El objetivo no es convencer a la mayoría, sino incitar a la violencia de unos pocos radicales que operen con actos de lo que las autoridades estadounidenses denominan terrorismo interior, es decir, terrorismo realizado por ciudadanos nacionales en el propio territorio.  

#Pizzagate

Es lo que ocurrió en 2016 en la pizzería Comet Ping Pong, sita en Washington D.C. En el curso de la campaña electoral que enfrentó a Hillary Clinton con Donald Trump, la ultraderecha y el conservadurismo estadounidense afirmó que la elite del Partido Demócrata estaba siendo financiada por una red de tráfico sexual infantil en cuyos negocios y crímenes participaba activamente. En la fabricación de la mentira, en diferentes redes se señaló al restaurante Comet Ping Pong como uno de los locales donde la pregunta red criminal demócrata operaba y así se difundió el denominado ‘Pizzagate’ (BBC, 2016; Faus, 2017; Miller, 2021; Mir, 2020; Robb, 2017). 

La espiral de mentira e ira fue tan excitada por los medios conservadores y fundamentalistas que, además de una masiva campaña de acoso y amenazas, un ciudadano llamado Edgar Welch, 28 años y padre de dos niñas, procedente de Carolina del Norte, se presentó con un rifle semiautomático AR-15 y disparó dentro del local sin que se produjeran víctimas. En el restaurante había niños jugando tranquilamente en las mesas de ping pong mientras sus padres tomaban algo con sus familiares o amigos. Welch fue detenido y se presentó como un héroe que había decidido actuar para salvar a los niños que tuvieran esclavizados sexualmente y escondidos en el local. Tras ser condenado en junio de 2017, Welch en ningún momento ha admitido que dichas acusaciones fueran falsas, sino que sigue creyendo que en el Comet Ping Pong era un centro de trata y violación de niños. El caso de la pizzería de Washington es un ejemplo perfecto de la táctica terrorista de enfurecimiento de los locos.

ilustración de una mariposa con un ala quemándose o deshaciéndose

En este casi de la pizzería, Welch actuó como un miliciano porque veía a suplantar a la policía y liberar a los inexistentes niños esclavizados. El terrorista se vio a sí mismo como pueblo actuando ya que piensa que la policía forma parte de la conspiración demócrata o progresista cómplice de los crímenes. Tipos como Welch son héroes o vanguardia de la milicia popular cada vez más dispuesta y armada para actuar. En 2021, Welch salió de prisión, hecho ante el que The Seattle Times tituló: ‘Las teorías de la conspiración están fuera de control’ (Miller, 2021).

El anuncio de Trump de que indultará a todos los condenados por el asalto al Capitolio (Colvin, 2022; Sánchez-vallejo, 2022), no hace sino expandir la impunidad y la constitución de milicias organizadas por los grupos y redes de ultraderecha.  

El #Pizzagate estuvo muy presente en la cabeza de los responsables de la Asociación Norteamericana de la Mariposa a la hora de decidir el cierre prudencial de la reserva. Se había alcanzado un punto de excitación tal que era probable que hubiera un enfurecido que cometiera un acto terrorista. 

Espiral conspiranoica

El grado de destrucción de tejido de realidad es masivo no solamente en la ultraderecha estadounidense, sino ya en un amplio sector conservador, que se muestra incapaz de discernir la realidad o proclive a dar crédito a cualquier difamación contra el rival político. Se ha fabricado un estado de guerra cultural en el que no se quiere distinguir la propaganda de la realidad. La postverdad se apoya finalmente en que todas las fuentes son engañosas y que lo posibles errores que pueda haber tras la falsedad que se acepta quedan compensados o justificados por la acción de igual o mayor engaño que se ejerce desde el enemigo.

El caso de la reserva alcanza mayor relevancia simbólica por tratarse de mariposas, criaturas que combinan fragilidad y belleza. Relacionar un santuario de mariposas con crímenes sexuales contra niños es especialmente perverso.  

Precavidamente, han cerrado el centro y el personal se ha retirado, dejando bajo mínimos la actividad –en la reserva hay algunos otros animales como coyotes y felinos que requieren alimentación–. El grado de amenaza anunciaba una catástrofe.  

El allanamiento del centro por parte de milicianos que grababan en video su búsqueda de niños esclavizados para su explotación sexual y consideraban falsos indicios que probaban su acusación, nos hace darnos cuenta de que la espiral conspiranoica no se va a desmontar sola, sino que, por el contrario, la polarización y la máquina electoral la alimenta, eleva y extiende. La política extrema actúa con mucha mayor potencia conforme la realidad se hace más maleable o incluso es suplantada por una pantalla artificial.

La rebelión ultraderechista –apoyada en redes libertarias, cristianos fundamentalistas, aglomerados financieros y parte del partido republicano…– ha encontrado una raja por la que puede alcanzar y herir impunemente el corazón de la democracia: sustituyendo la realidad por otra inventada y sostenida por una plataforma de medios, grupos y corrientes de odio.

Y todo esto porque el descomunal muro se vio amenazado por el vuelo de unas mariposas. Pararon el Muro y a continuación cayeron sobre ellas. 

Referencias 

  • BBC (2016). Estados Unidos: el tiroteo en una pizzería de Washington DC que se originó por una falsa noticia viral en Facebook. BBC, 6 de diciembre de 2016.
  • BBC (2022). El centro de mariposas de Texas cierra después de las amenazas de QAnon. BBC, 4 de febrero de 2022.
  • Colvin, Jill (2022). Trump promete indultar a atacantes del Capitolio, si gana la presidencia. Los Angeles Times, 30 de enero de 2022.
  • Dey, Sneha (2022). Threats from QAnon conspiracists have forced a butterfly sanctuary in the Rio Grande Valley to close. The Texas Tribune, 2 de febrero de 2022.
  • Faus, Joan (2017). Cuatro años de cárcel para el hombre que abrió fuego en una pizzería de Washington tras leer una noticia falsa. El País, 23 de junio de 2017.
  • Harris, Cayla (2022). National Butterfly Center on Texas border closing indefinitely after attacks from right-wing conspiracy theorists. San Antonio Express News, 2 de febrero de 2022.
  • Miller, Michael E. (2021). The Pizzagate gunman is out of prison. Conspiracy theories are out of control. The Seattle Times, 17 de febrero de 2021.
  • Mir de Francia, Ricardo (2020). La delirante teoría de pederastas satánicos que se ha incrustado en el partido de Trump. El Periódico, 26 de agosto de 2020.
  • NABA (2022). nationalbutterflycenter.org. Website.
  • Pruitt-Young, Sharon (2022). A butterfly conservatory is shutting down due to right-wing harassment. NPR, 2 de febrero de 2022.
  • Rai, Sarakshi (2022). National Butterfly Center in Texas shuts down indefinitely amid right-wing attacks. The Hill, 3 de febrero de 2022.
  • Robb, Amanda (2017). Anatomy of a fake news scandal. Rolling Stone, 16 de noviembre de 2017.
  • Sánchez-Vallejo, María Antonia (2022). Trump promete indultar a los imputados por asaltar el Capitolio si vuelve a la presidencia en 2024. El País, 30 de enero de 2022.
  • Woodward, Alex (2022). Cómo QAnon obligo a cerrar a un santuario de mariposas por afirmaciones falsas de tráfico sexual. Independent, 28 de enero de 2022.
  • Zurcher, Anthony (2019). The butterflies that could stop Trump’s wall. BBC, 3 de abril de 2019.