Fernando Vidal, sociólogo, bloguero A su imagen
Director de la Cátedra Amoris Laetitia

La esperanza de las ranas


Compartir

El 11 de enero de 2022, EFE hizo público el hallazgo de una nueva especie de rana de lluvia en Panamá a la que han dado el nombre de Greta Thunberg y el diario ecuatoriano El Telégrafo anunció el 12 de enero el descubrimiento de dos nuevas especies de ranas en el Corredor Ecológico Llanganates-Sangay. Días antes, el 29 de diciembre de 2021, también EFE había informado acerca de otra especie de rana identificada por primera vez en los bosques de los Andes peruanos. Esta lluvia de ranas es signo de esperanza, pero también nacen bajo la sombra de la extinción.



La primera rana –denominada ‘Pristimantis gretathunbergae’– ha sido el descubrimiento de un equipo suizopanameño en el Cerro Chuncatí, una reserva privada administrada por la ONG ADOPTA Bosque. Fue resultado de una expedición que requirió un gran esfuerzo: altos de mil metros a los que hay que subir por pendientes muy acentuadas y senderos cenagosos que apenas los caballos pueden transitar. Endémica de esa zona panameña, nada más encontrarla descubrimos que está en peligro de extinción por la pérdida de masa forestal que en esa región ha alcanzado el 30%.

El descubrimiento de la rana peruana –Pristimantis paulpittman’– ha sido mérito del Instituto Peruano de Herpetología, de la organización Rainforest Partnership y del Centro de Ornitología y Biodiversidad (Corbidi) y su investigador principal, Pablo Venegas. Es la cuarta de una serie de ranas halladas el último año en la Cordillera de Colán. También esta rana nace a la conciencia humana amenazada de extinción por la invasión industrial de la selva. 

La organización pública ecuatoriana Instituto Nacional de Biodiversidad (INABIO) fue responsable de las dos ranas de bosque nuboso encontradas en la cuenca alta del río Pastaza y han recibido los nombres de ‘Pristimantis maryanneae’ y ‘Pristimantis burtoniorum’. La zona guarda tesoros incalculables pues no ha sido explorada suficientemente y existen altas probabilidades de que se puedan descubrir otras especies endémicas.

Esta concentración de descubrimientos de nuevas especies de ranas es un signo de esperanza, pero a la vez nos muestra que no acabamos todavía de conocer todos los secretos de la Creación y ya va muy avanzada su destrucción. Uno piensa en los tesoros ocultos que hemos aniquilado sin tan siquiera haber tomado noticia de su existencia. La humanidad es un cíclope golpeando ciego a todos lados, pero no herido por ningún héroe, sino enceguecido por la avaricia y la arrogancia.

Nacen estas cuatro ranas amenazadas de muerte y no hacen más que traernos la buena noticia de la diversidad y quizás, en su piel, un nuevo compuesto que pudiera dar salud a millones de personas. En muchos casos eso ya no lo podremos saber. Esta lluvia de hallazgos es, a todas luces, un comienzo de esperanza para el año 2022, que nace bajo la sombra de las desgracias que arrastramos (‘Diario de Nunca Jamás’, 12 de enero de 2022).

Referencias 

  • EFE (2021). Descubren una nueva especie de rana en la región Amazonas de Perú. El Diario de Nueva York, 29 de diciembre de 2021.
  • EFE (2022). Descubren nueva especie de rana en Panamá y la bautizan como “Greta Thunberg”. El Diario de Nueva York, 11 de enero de 2022.
  • El Telégrafo (2022). Descubren dos nuevas especies de ranas terrestres en el Corredor Ecológico Llanganates-Sangay. El Telégrafo, 12 de enero de 2022.