Fernando Vidal, sociólogo, bloguero A su imagen
Instituto de la Familia de la Universidad Pontificia Comillas

La cruz de Arcabas


Compartir

Un elemento de continua presencia en la obra de Arcabas –Jean-Marie Pirot (1926-2018)- es la cruz, desde muy temprano diseñada con una forma muy singular. La cruz de Taizé y la de Arcabas guardan una estrecha familiaridad. De hecho, están a dos horas de distancia. La cruz de Arcabas es una cruz totalmente asimétrica, ningún brazo es igual ni son rectos. Es dinámica, casi aviaria. Extiende y engrandece su brazo derecho al Buen Ladrón a su derecha en la Cruz.

El cuadrante superior derecho se abre en una amplia curva para ofrecer u recibir. A la vez, el cuadrante inferior izquierdo forma un ancho anclaje formado por el gran abrazo y un pie corto y grueso, firme en el suelo. Ambos cuadrantes crean un movimiento que hace pesar la cruz hacia el suelo de la izquierda y se abre y eleva hacia arriba y la derecha. Si siguiera la dinámica de su peso, formaría un aspa con dos sólidos pies en el suelo y dos brazos cortos al cielo. El mensaje visual que comunica habla de una presencia comprometida y tierna en la tierra, abierta y oferente al cielo.

La Cruz de Arcabas se caracteriza por su dorado sacro, tiene algo de estrella. El dinamismo que muestra da la sensación que está suspendida en el aire. Como si la Cruz de Cristo no hubiera estado clavada en el suelo. Ese carácter estelar y aéreo, de movimientos libres, la convierte en una cruz expansiva, que crece, que se libera y libera. El contorno expresa ese crecimiento como los anillos de los árboles. Es en ese margen donde Arcabas graba su firma. Pero no es una cruz con marca, sino una cruz con nombre propio. Es flexible, cambiante. Pareciera que tiene una forma única para cada persona de la Humanidad. ¿Cuál es la forma que tiene para cada uno de nosotros la cruz? La cruz de Arcabas no es una forma acabada, sino que está en transformación, en movimiento, desplazándose con la humanidad y los tiempos, buscando en sus sucesivas evoluciones ser letra silenciosa en el nombre de cada cual.