Ianire Angulo Ordorika, Religiosa Esclava de la Stma. Eucaristía
Religiosa Esclava de la Stma. Eucaristía

Habitar el presente


Compartir

Ahora que estamos empezando el curso escolar en todos los niveles educativos, también en el universitario, tengo la impresión de estar caminando sobre arenas movedizas. No sabemos cómo va a desarrollarse el curso, ni si las medidas de prevención van a evitar que, en cualquier momento y sin previo aviso, alguien termine contagiado o en cuarentena preventiva y tengamos que readaptarnos a nuevos escenarios. Todo resulta muy incierto y se proyecta desde siempre con un añadido final del tipo “si las circunstancias lo permiten”, “si es posible realizarlo de este modo” o “si nada nos obliga a cambiar de planes”. Seguimos la vida pero, a la vez, con cierta amenaza de que esta puede cambiar de repente.



Inquietud

Quizá ahora seamos mucho más conscientes de cómo todo puede darse la vuelta de la noche a la mañana y de cómo nos vemos abocados a renunciar a una seguridad que antes considerábamos un poco incondicional e indudable. Esto nos produce cierta inquietud desagradable a la que no estamos acostumbrados, pero también se convierte en una oportunidad renovada a habitar el presente. Digo “habitar” porque demasiadas veces tengo la sensación de pasar por lo cotidiano “de puntillas”, sin volcar la existencia y el corazón ni en cuanto acontece ni en las personas con quienes nos encontramos. Hacer el aprendizaje de habitar el día a día con toda la cabeza y el corazón, igual consigue que el mañana y su inseguridad permanezcan en un segundo plano.

Esta situación, por más que nos incomode, quizá nos regale entender por dentro esa invitación de Jesús a dejar de preocuparnos por el día de mañana y parecernos más a las aves del cielo y a los lirios del campo (Mt 6,25-34) o, mejor aún, acoger la invitación del libro del Eclesiastés a gozar de lo cotidiano como ese don de Dios que no siempre sabemos reconocer (Ecl 5,17).