Ianire Angulo Ordorika, Religiosa Esclava de la Stma. Eucaristía
Religiosa Esclava de la Stma. Eucaristía

Agradecida, emocionada y… asombrada en medio del coronavirus


Compartir

Con frecuencia es la vida, y Dios en ella, la que nos pone en situaciones inesperadas que nos hacen sacar lo mejor y lo peor del ser humano. Supongo que no soy la única a la que estos días de confinamiento le están dando muchos motivos para emocionarse y agradecer, a la vez que otras razones para asombrarme ante ciertas actitudes.



Me brota la sorpresa ante clérigos insistiendo a los fieles en que obvien las recomendaciones sanitarias, que son de sentido común, en nombre de una percepción ajena a mi vivencia y sensibilidad de lo que implica dar culto, de lo que es buscar la voluntad de Dios y de las consecuencias del más básico principio de encarnación. Me brota el desconcierto ante personas que desoyen las condiciones de un estado de alarma y ponen en riesgo el bien común con tal de pasearse, viajar a segundas viviendas o experimentar un estúpido placer por sentirse más listillos que el resto.

Compromiso discreto

Pero mucho más fuerte que el desconcierto que me despiertan estas reacciones, me emocionan los gestos de solidaridad, de entrega callada y generosa por el bien común, que se multiplican en una situación como esta. La implicación y esfuerzo de los sanitarios, el agradecimiento cotidiano de las 20:oo horas, el ofrecimiento de tantos por cuidar de muchas maneras a quienes nos cuidan, los nuevos modos de cercanía que estamos recreando, la creatividad puesta al servicio de una situación inaudita, la preocupación por quienes son más frágiles, el compromiso discreto y callado de tantos que hacemos decisión de no salir de casa, no porque esté mandado sino porque es lo sensato y el modo de protegernos unos a otros…

Tengo la intuición de que algo va a cambiar en nuestra sociedad después de este ‘mal sueño’. Mantener la esperanza en tiempos difíciles es un regalo y un reto, pero creo que todo esto nos va a hacer mejores personas ¿no os lo parece a vosotros?