Francisco reza por los “que arriesgan sus vidas luchando contra las dictaduras”

En el vídeo con la intención de oración para este mes de abril, el Papa invita a rezar para que jamás haya “gente de primera, de segunda, de tercera y de descarte”

“Recemos para que aquellos que arriesgan sus vidas luchando por los derechos fundamentales en dictaduras, en regímenes autoritarios e incluso en democracias en crisis para que vean que su sacrificio y su trabajo de fruto abundante”, es la propuesta que el papa Francisco realiza en su intención de oración de este mes de abril. Una demanda que va en sintonía con la alabanza que hizo el pasado domingo de Pascua en la bendición ‘Urbi et orbi’ al destacar a los jóvenes de Myanmar “que están comprometidos con la democracia, haciendo oír su voz de forma pacífica, sabiendo que el odio sólo puede disiparse con el amor”.



“Cada ser humano tiene derecho a desarrollarse integralmente, y ese derecho básico no puede ser negado por ningún país”, reclama el pontífice en su intervención. Para el Papa es impensable que haya “gente de primera, de segunda, de tercera y de descarte”. “No. Tienen que ser iguales para todos”, clama en ‘El vídeo del Papa’ de este mes.

Texto íntegro de ‘El vídeo del Papa’ de abril

“Para defender los derechos humanos fundamentales hace falta coraje y determinación. Me refiero a oponerse activamente a la pobreza, la desigualdad, a la falta de trabajo, de tierra, de vivienda, de derechos sociales y laborales. Piensen que muchas veces los derechos humanos fundamentales no son iguales para todos. Hay gente de primera, de segunda, de tercera y de descarte. No. Tienen que ser iguales para todos”.

“Y en algunos lugares defender la dignidad de las personas puede significar ir a prisión, incluso sin juicio. O puede significar la calumnia. Cada ser humano tiene derecho a desarrollarse integralmente, y ese derecho básico no puede ser negado por ningún país. Recemos para que aquellos que arriesgan sus vidas luchando por los derechos fundamentales en dictaduras, en regímenes autoritarios e incluso en democracias en crisis, para que vean que su sacrificio y su trabajo dé fruto abundante”.

Noticias relacionadas
Compartir