Argentina: los seminaristas de la diócesis de San Rafael estudiarán con sus familias

Hace unos meses, el obispo de San Rafael, Eduardo María Taussig, informó a toda la feligresía que –por indicación de la Santa Sede– cerraba el Seminario Diocesano “Santa María Madre de Dios”.  El cierre obedeció a una problemática sobre el tema de la comunión en la mano, y que repercutió en dicho seminario.


El problema se suscitó a partir de la negación de algunos sacerdotes de acatar la disposición del obispo, quien –para evitar el contagio del coronavirus– resolvió que la distribución de la comunión sea en la mano. Además, había advertido que quienes persistían en la desobediencia tendrían sanciones canónicas.

En su momento, indicó que se trataba de “un dolorosísimo tema para todos y para mí también en primer lugar”, pero después de un diálogo con el prefecto de la Congregación para el Clero, el cardenal Bienamino Stella, comunicó la decisión.

Los seminaristas

Al regreso de Roma, donde se reunió con el Papa Francisco, Eduardo Taussig comentó lo conversado con Su Santidad sobre el futuro de la formación de seminaristas. Expresó que, como Iglesia,  siguen las directivas que ofrece el Papa y sus colaboradores. Por eso, asumen este camino que es una prueba para todos, en especial para los seminaristas.

Comentó que aunque había expectativas para que se revirtiera la decisión del cierre del seminario, esta medida no estaba en discusión para la Santa Sede. 

“El año que viene ellos van hacer un año de permanencia en sus familias y en referencia a la parroquia, confirmando su camino vocacional, pero no va a ser inmediata la distribución en los otros seminarios”, afirmó el diocesano de San Rafael.

Para acompañar a los seminaristas, se conformará un equipo con sacerdotes, pero quien asuma la responsabilidad del cuidado de cada uno de ellos será el propio Taussig: “Tendremos un diálogo personal y haremos un camino de discernimiento”. 

El obispo pidió rezar y sacar experiencia de lo que ocurrido. Aunque es doloroso para todos, seminaristas y familias, indicó que hay “que aprender de todo lo que ha pasado para que con un camino de humilde comprensión pastoral, vayamos poniendo las cosas bien en toda la Iglesia diocesana”.

Noticias relacionadas
Compartir