.


La Iglesia reza por las víctimas de abuso: “Que nunca vuelvan a repetirse semejantes atrocidades”

  • Por tercer año consecutivo la Conferencia Episcopal convoca la Jornada de Oración y Penitencia por las Víctimas de Abusos en el Día de los Derechos de la Infancia
  • En las eucaristía del día se introducirá una petición por todas las víctimas, para que encuentren en su entorno la ayuda que necesitan para reponerse física y espiritualmente

El 20 de noviembre la comunidad internacional celebra el día internacional de los Derechos de la Infancia. Este ha sido el día elegido por la Conferencia Episcopal Española para la Jornada de Oración y Penitencia por las Víctimas de Abusos. Una iniciativa que se convoca por tercer año consecutivo y que responde a la petición del papa Francisco a elegir “un día apropiado en el que orar por las víctimas de abuso sexual como parte de la iniciativa de la Jornada Universal de la Oración”.

Recuerdo en la eucaristía

Para este día, se ha distribuido nuevamente un subsidio litúrgico para que en las celebraciones eucarísticas, se introduzca una intención en la oración de los fieles por las víctimas de los abusos de menores. El documento, disponible junto a un tríptico informativo en la web de la Conferencia Episcopal, ofrece una monición de entrada en la que se contextualiza la jornada señalando que los cristianos elevamos nuestras súplicas hoy especialmente por los niños y los jóvenes para que todos tengan un hogar donde puedan crecer y desarrollarse en paz y armonía y pidiendo, con sentido penitencial, por “quienes han sufrido cualquier clase de abuso físico o moral; oramos por ellos, para que puedan reponerse y recuperen la confianza, la alegría y la esperanza”.

En el subsidio se remarca el perdón “por lo abusos cometidos contra niños por parte de pastores y fieles de la Iglesia” y se ora especialmente “para nunca vuelvan a repetirse semejantes atrocidades y para que conceda a todos los miembros de la Iglesia un mayor sentido de responsabilidad respecto a los menores de edad a ellos confiados”. Esto se concreta en la oración de los fieles, donde se pide expresamente “por aquellos menores que han sido víctimas de abusos, para que encuentren en su entorno la ayuda que necesitan para reponerse física y espiritualmente”.

Noticias relacionadas
Compartir