.


Francisco reivindica de nuevo el valor de la sinodalidad

  • “Es importante también para la forma en que la Iglesia católica se relaciona con otros cristianos”, afirmó
  • El Papa recibe a los miembros de la Sociedad para el Derecho de las Iglesias Orientales

papa-francisco-audiencia-con-ortodoxos

Nueva apuesta por la sinodalidad la que ha hecho esta mañana el Papa en una audiencia concedida a los participantes de la convención promovida por la Sociedad para el Derecho de las Iglesias Orientales con motivo del 50 aniversario de la fundación de esta instancia, que, como valoró Francisco, “trabajó tanto en el Código de los Cánones de las Iglesias Orientales”.

“La actividad de estudio de la Sociedad, que reúne a expertos de diferentes Iglesias, católicos orientales, ortodoxos y ortodoxos orientales, es de ayuda fundamental para el diálogo ecuménico”, reconoció Bergoglio, congratulándose de todo lo que eso suponía para “aprender unos de otro”, también, “obviamente, en derecho canónico”.

Un desafío ecuménico

Así, afirmó que “el derecho canónico es esencial para el diálogo ecuménico”, pero también “el diálogo ecuménico es un enriquecimiento para el derecho canónico”, y quiso ejemplificarlo con la cuestión de la sinodalidad.

“La sinodalidad –afirmó–, traducida a ciertas instituciones y procedimientos de la Iglesia, muestra bien la dimensión ecuménica del derecho canónico. Por un lado, tenemos la oportunidad de aprender de la experiencia sinodal de otras tradiciones, especialmente las de las Iglesias orientales. Y por otro lado, está claro que la forma en que la Iglesia católica experimenta la sinodalidad es importante para sus relaciones con otros cristianos. Es un desafío ecuménico”.

Primacía y sinodalidad

De ahí que, “basado en la herencia canónica común del primer milenio, el diálogo teológico actual entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa busca precisamente una comprensión común de la primacía y la sinodalidad, y sus interrelaciones, al servicio de la unidad de la Iglesia”, apuntó.

Francisco concluyó su intervención asegurando que el estudio que realizan los especialistas de la citada Sociedad “también tiene una dimensión sinodal: caminan juntos y, en una escucha mutua, comparan sus tradiciones y experiencias para encontrar formas de unidad plena”, por lo que agradeció su labor “no solo para el desarrollo del derecho canónico, sino sobre todo para acercarnos cada vez más al cumplimiento de la oración del Señor: ‘Que todos sean una cosa, [… ] para que el mundo pueda creer’”.

Noticias relacionadas
Compartir