.


Diario de cómo viví el viaje del Papa a Mozambique

Manuel de los Reyes Ramírez Medina, misionero del IEME

Día 1. Recibimiento en Maputo

Junto a unos 180 miembros de la delegación de la Diócesis de Tete, he podido participar en el recibimiento en las calles de Maputo, el miércoles 4 de septiembre. Estamos llegando a casa y todavía me palpita el corazón por la alegría con la que el pueblo mozambiqueño ha recibido al papa Francisco.

Hoy, todos han salido a la calle para recibir al Santo Padre. Pero han sido los niños y niñas quienes más han mostrado su alegría. Por todas las avenidas por donde pasaba la comitiva papal, se encontraban millares de personas felices: jóvenes y ancianos, musulmanes y cristianos… Todos querían saludar al Papa y sentir su bendición. Cantos, gritos de alegría y carreras de un lugar para otro buscando estar lo más cerca posible del Papa.

(…)

Día 2. Encuentro con catequistas, animadores, religiosos y sacerdotes en la catedral

Al terminar el encuentro, me siento como el niño que lleva deberes para casa. El discurso del Papa ha sido directo y al corazón. No se ha andado con rodeos y ha respondido a todas las preguntas que le han presentado los diferentes grupos. Quizá, lo que más me ha gustado fue su invitación a “volver a Nazaret, volver a Galilea”, pues nos pide, especialmente al clero, que busquemos una vida simple en medio del pueblo, sin buscar notoriedad.

(…)

Nos marchamos sintiendo una hermosa comunión y, al mismo tiempo, sabiendo que tenemos grandes desafíos como Iglesia en Mozambique.

Lea más:
Noticias relacionadas
Compartir