.


El Papa concede un año jubilar a la Hermandad del Gran Poder

hermandad gran poder

El Vaticano ha concedido un Año Jubilar a la Hermandad del Gran Poder con motivo del cuarto centenario de la creación de la imagen de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, de Juan de Mesa. La conmemoración, que tendrá lugar a partir del 23 de noviembre de 2019, fue solicitada ante la Penitenciaría Apostólica por el Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, y será clausurada el 22 de noviembre de 2020, solemnidad de Cristo Rey.

Según ha declarado el hermano mayor, Félix Ríos, “más que conmemorar, se celebran cuatrocientos años de predicación esculpida, de pastoral visual, de evangelización a través de una imagen a través de la que el arte sirve a la presencia del misterio. Un don de Dios que ha confortado, enderezado, acompañado, consolado y sustentado millones de vidas a lo largo de cuatro siglos”.

La Iglesia filipina se planta contra la pena de muerte

El pasado 22 de julio, durante su discurso sobre el Estado de la Nación, el presidente filipino Rodrigo Duterte reafirmó su voluntad de restablecer la pena de muerte, abolida en el país asiático desde 2006. Ante estas declaraciones, tal como informa Vatican News, los obispos filipinos han pedido al Congreso que “evalúen cuidadosamente esta propuesta para verificar si realmente sirve para abordar el flagelo del narcotráfico y reducir la delincuencia”.

Por su parte, Rodolfo Diamante, director ejecutivo de la Comisión Episcopal para el Cuidado Pastoral de las Prisiones, ha advertido a los parlamentarios que, con esta promesa, no dieran a los filipinos una “falsa ilusión” ni una “solución simplista a los problemas”. Pero, además, Diamante ha llamado a los miembros de la Cámara a no dejarse llevar por el afán de complacer a Duterte. “Fueron elegidos por el pueblo por su propio bien, no por el del Presidente”, ha dicho.

Los obispos africanos hacen un llamamiento para proteger a los niños de la explotación

“La protección de los menores es parte integrante del mensaje evangélico. Es necesario crear un ambiente seguro para ellos, dando prioridad a sus intereses”. Tal como recoge Fides, así se dirigió el arzobispo de Blantayre (Malawi), Thomas Luke Msusa, a los obispos africanos durante la reunión con los delegados de la recién concluida SECAM (por sus siglas en inglés, el Simposio de Conferencias Episcopales de África y Madagascar).

Msusa, vicepresidente de la Conferencia Episcopal de África Oriental (AMECEA), instó a los obispos a esforzarse para erradicar las causas de las lacras de la trata de personas y el trabajo infantil, asegurando que los niños estén protegidos. “África como Iglesia es una familia que incluye padre, madre e hijos”, subrayó Msusa, “sin embargo, en algunos contextos, los niños sufren mucho, como es el caso de los abusos sexuales, de los niños que son entrenados para combatir, arrebatados a sus familias para ser vendidos y explotados en el trabajo”.

Estas situaciones suponen para el arzobispo “un desafío que nosotros, los obispos”, pero que sin embargo, como Iglesia, han “aceptado”, por lo que la “Iglesia en África hará todo lo posible para asegurar que los niños estén bien protegidos”.

Noticias relacionadas
Compartir