.


El Gobierno está “plenamente satisfecho” con la respuesta del Vaticano a la polémica por las palabras de Fratini sobre Franco

Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, con el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin

Fuentes del Ejecutivo español han confirmado a Europa Press que se encuentra “plenamente satisfecho” con la respuesta de la Santa Sede a la queja presentada por España ante las declaraciones que Renzo Fratini, exnuncio del Vaticano en nuestro país, hizo en relación a la exhumación de Franco. En ellas, Fratini declaraba que creía que el Gobierno había “resucitado” al dictador con su intención de trasladar sus restos desde el Valle de los Caídos.

Y es que el, hasta el momento, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, ha afirmado hoy, 18 de julio, que las declaraciones de Fratini fueron, en todo momento, “de carácter personal”, y que la posición del Vaticano ante la exhumación de Franco “no ha variado” de la expresada en la carta que dirigió el secretario de Estado, Pietro Parolin, a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

Asimismo, desde Moncloa han señalado que la Santa Sede ha solventado la situación “muy rápido”, si bien todavía no han recibido por escrito la respuesta a la queja formal presentada el pasado 4 de julio por Carmen de la Peña, embajadora ante la Santa Sede. Sin embargo, el Gobierno entiende esto como algo “normal” y “dentro del margen de los tiempos diplomáticos”.

Dos estados en “plena sintonía”

Además, el Gobierno se encuentra “muy satisfecho” porque consideran que, con su declaración, el portavoz del Vaticano ha respondido a las dos principales cuestiones que se expresaban en la queja: si las declaraciones del exnuncio suponían una postura oficial y, de no ser así, si el Vaticano mantenía su posición con respecto a la exhumación, es decir, que “no se opone” a la misma por entender que forma parte de la soberanía del Estado español.

“Volvemos a reiterar que la posición de la Santa Sede sobre el tema de la exhumación de Franco es clara y ha sido ya expresada oficialmente en la carta que el Secretario de Estado, Cardenal Pietro Parolin, ha enviado el pasado mes de febrero a la vicepresidenta del gobierno español, Carmen Calvo, y ulteriormente reafirmada por el secretario general de la Conferencia Episcopal Española”, ha confirmado Gisotti. Una actuación que, para el Gobierno, está está en la línea de las “buenas relaciones” entre España y el Vaticano, que “siempre” han tenido “plena sintonía”.

Noticias relacionadas
Compartir