.


Concierto multitudinario del nuevo ‘obispo rock’ de Imola

  • Giovanni Mosciatti, nuevo pastor de esta diócesis del norte de Italia, ofreció el sábado un concierto con su grupo, Turno di guardia, después de la misa de toma de posesión
  • El prelado toca la trompeta y la guitarra, compone y es además profesor en un instituto de su ciudad natal

Giovanni Mosciatti, obispo de Imola (Italia)

Lo llaman el ‘obispo rock’ y no parece un apelativo exagerado. Giovanni Mosciatti, de 61 años, nuevo titular de la diócesis italiana de Imola (norte del país), celebró su ordenación el pasado sábado con una fiesta popular en la que tocó la trompeta y cantó junto a los miembros del grupo de música fundado por él mismo a inicio de los años 90, Turno di guardia. Miles de personas participaron tanto en la ceremonia religiosa como en el posterior concierto protagonizado por este sacerdote callejero que es además profesor en un instituto de su ciudad natal, Fabriano.


Unos 400 vecinos de esta localidad le acompañaron en Imola luciendo camisetas en los que estaba estampado el rostro sonriente de Mosciatti y el lema ‘Nuestra Excelencia’, que jugaba con el título que se reserva a los obispos. Fue el propio prelado quien organizó el concierto, en el que además de Turno di guardia participaron dos grupos más.

Pasión por la música

“Todo comenzó en 1992 cuando dio vida a la banda junto a su hermano Mauro, que es el batería. Siempre ha sido uno de nuestros puntos de referencia, ya que además ha escrito la letra de una de las canciones más significativas de nuestro repertorio, ‘El blues del joven rico’”, explicó Paolo Leptri, uno de los compañeros del obispo en Turno di guardia, en declaraciones al diario Il Resto del Carlino. “Fue él quien creó el grupo, transmitiendo su gran pasión por la música a algunos de sus alumnos de la escuela”, añadió.

En su discurso ante las autoridades locales, Mosciatti habló sobre cómo el miedo atenaza a nuestra sociedad, brindando consejos para combatirlo. “La respuesta a la inseguridad no solo puede ser social. Debe ser también una respuesta a la demanda de un sentido, porque el hombre no puede solo reducirse a sus aspectos materiales”, dijo.

Noticias relacionadas
Compartir