.


Renzo Fratini califica los acuerdos Iglesia-Estado como “positivos y beneficiosos”

  • El nuncio abre unas jornadas con motivo de los 40 años del marco que regula las relaciones de España con la Santa Sede
  • “No constituyen una dificultad en la consideración propiamente laica del Estado”, recuerda

Para Renzo Fratini, los acuerdos Iglesia-Estado continúan en plena vigencia. Es más, para el Nuncio de Su Santidad, se trata de un “ordenamiento positivo y beneficioso en el servicio a la persona humana en el sentido integral”. Así lo manifestó en el acto de apertura de la jornada convocada por la Fundación Cultural Ángel Herrera Oria con motivo de los 40 años de la firma de los acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede en 1979.

Fratini apreció que, “pese a las dificultades inherentes” en estos años para su aplicación, este marco regulador “no constituyen una dificultad en la consideración propiamente laica del Estado”.

Desde ahí, reafirmó que la Iglesia nunca buscó “privilegios”, sino que simplemente reclamó  “la mutua autonomía y libertad” que recogía “Gaudium et Spes” para lograr “una mutua colaboración” entre Iglesia y Estado. “La Iglesia busca desarrollarse libremente al servicio de la sociedad en cualquier régimen político”, apreció.

Desde la justicia y la libertad

El nuncio apreció cómo la Iglesia siempre apostó por colaborar desde “la justicia y la libertad”, mientras que del Estado valoró cómo ha respetado “el principio de colaboración”. Desde ahí, recordó algunos puntos clave, como la libertad de los padres para educar a sus hijos y del Estado su responsabilidad para garantizarlo.

Fratini puso en valor la figura del nuncio durante la Transición, Luigi Dadaglio, de quien aplaudió su trabajo para sacar adelante los acuerdos que calificó de “trascendentes” para formalizar las relaciones entre la Iglesia y el Estado español. En este sentido elogió la labor de una Iglesia que trabajó “en plena armonía dentro del proceso constituyente”. “Es bueno hacer memoria de los orígenes y principios”, expuso el nuncio que invitó a los presentes a ser “animosos en el horizonte”.

El nuncio estuvo acompañado en el acto inaugural por el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas, Alfonso Bullón de Mendoza, que reivindicó el papel de la entidad en la Transición: “Fuimos uno de los elementos fundamentales en el apoyo al nuevo régimen”.

Noticias relacionadas
Compartir