.


El Papa denuncia en la audiencia general la “tragedia mundial” del desempleo

  • Francisco recuerda que en el Primero de Mayo se celebra San José Obrero, al que pide que “interceda por los que han perdido el trabajo”
  • Saluda de modo especial al grupo de sacerdotes de la diócesis española de Cartagena, que se encuentran de convivencia en Roma

Audiencia general de los miércoles

“Recemos especialmente por los que no tienen trabajo, que es una tragedia mundial de estos tiempos”. En la audiencia general que presidió en la Plaza de San Pedro del Vaticano este miércoles, fiesta del Primero de Mayo, el papa Francisco recordó al final de su alocución que en este día se celebra la memoria de San José Obrero, al que pidió que apoye “el sacrificio de los que operan el bien e interceda por los que han perdido el trabajo o no consiguen encontrarlo”.

El Pontífice retomó su ciclo de catequesis sobre el Padrenuestro centrándose en esta ocasión en la penúltima invocación, que dice: “No nos dejes caer en la tentación”. Según explicó, esta petición se encuentra “en el centro del drama entre nuestra libertad y las insidias del maligno”. Aunque resulte “difícil de traducir en las lenguas modernas, está claro que Dios no es el que nos tienta”, sino que se pone “junto a nosotros en la lucha contra el mal y, por eso, nos enseña a pedirle que nos ayude a evitarlo y a superarlo”. El propio Jesús, recordó el Papa, “vivió momentos de prueba y tentación”.

Francisco aseguró que los cristianos no tiene frente a ellos a un Dios “envidioso”, que esté “en competición” con el hombre o “se divierta” al ponerlo a prueba por medio del mal. Todo lo contrario. “El Padre no es el autor del mal y a ningún hijo que pide un pescado le da una serpiente”, dijo echando mano de una cita del Evangelio de Lucas.

43 sacerdotes de Cartagena

En sus saludos en las distintas lenguas al final de la catequesis, el Pontífice tuvo unas palabras de cariño para el grupo de sacerdotes provenientes de la diócesis española de Cartagena que se encuentran estos días en Roma acompañados por su obispo, José Manuel Lorca Planes. “Pidamos al Señor que aleje de nosotros todo tipo de tentación y que sepamos percibir su presencia a nuestro lado en todo momento de nuestra vida. Dios siempre nos acompaña y hace más ligero el peso de nuestra cruz. Que el Señor los bendiga”, dijo el Papa a los peregrinos de lengua española.

Lorca Planes encabeza un grupo de 43 presbíteros ordenados en los últimos 5 años que están viviendo unas jornadas de convivencia y formación en las que ya han visitado la Congregación para el Clero, donde se reunieron con el prefecto, el cardenal italiano Beniamino Stella, y con el arzobispo mexicano Jorge Carlos Patrón Wong,

Noticias relacionadas
Compartir