.


Memoria del padre Caballero, el jesuita legionario que daba la extremaunción en ambos bandos en la Batalla del Jarama

  • Almuzara presenta la colección ‘La Guerra Civil contada por sus propios protagonistas’
  • En el 80º aniversario del fin de la contienda, la editorial publica un libro cada mes
  • Recuperan testimonios publicados esos años dramáticos, estando presentes todas las ideologías

Miliciana en la Guerra Civil

Este año, al cumplirse los 80 años del fin de la Guerra Civil, serán cientos los libros que aborden este conflicto histórico desde innumerables ópticas y sensibilidades. Conscientes de ello, los responsables de la editorial Almuzara ofrecen su aportación de un modo original a través de la colección ‘La Guerra Civil contada por sus propios protagonistas’.

Así, a lo pargo de este 2019 publicarán hasta 12 libros (uno cada mes) en los que recuperan textos publicados en los mismos años 30, en pleno desarrollo de la contienda civil y la inmediata postguerra. Como explicó el director de la editorial, Manuel Pimentel (ministro de Trabajo y Asuntos Sociales entre 1999 y 2000, con Aznar), en un encuentro con los medios esta semana en Madrid, el fin es “escapar del presentismo” que hoy marca muchas veces nuestra historiografía y que funciona a modo de “lente que nos separa del que escribe algo en un momento concreto, con una realidad propia”.

Todas las ideologías, presentes

Para Pimentel, esta colección trata de “recuperar la voz de los que nos contaron su experiencia hace 80 años”. Un testimonio directo y auténtico, libre de interpretaciones y en el que, además, se busca que todas las ideologías y vivencias estén presentes, siendo clave la idea de que “lo hacemos desde el respeto a todos los que combatieron por sus ideales”.

Ángeles López, editora de Almuzara y compañera de Vida Nueva, explicó en el encuentro con los periodistas que “un elemento imprescindible es que hemos puesto énfasis en que todas las voces, ideologías y credos estén presentes”. De este modo, los libros recuperados están escritos por un coronel republicano que analiza la guerra desde su exilio en México, un falangista, un miliciano comunista, un miembro de las Brigadas Navarras, un socialista, un integrante de la anarquista CNT, un afiliado a la CEDA, un masón, un tradicionalista, un soldado del bando nacional, un legionario, un capellán en el frente…

Para mirarnos en el espejo

Fernando Calvo, coordinador de esta obra coral, defendió que esta es “una colección para mirarnos en el espejo todos los españoles… Y hacerlo de frente, pues estamos acostumbrados a mirarnos solo por la derecha o la izquierda según nuestra ideología”. En este sentido, reivindicó “lo positivo que puede ser ir a las fuentes originales y tratar de conocer la Guerra Civil sin traductores”.

Sin obviar un fenómeno preocupante, pues “los historiadores están hoy más polarizados que hace 30 o 40 años”. En cuanto al lector, también este es “responsable”, pues, si bien “hay autores que han contado bien lo que pasó entonces”, los que son “de derechas o de izquierdas” solo leen textos que refrendan su visión.

Recuperar una memoria perdida

Además, Calvo destacó que este también es un modo de “recuperar libros olvidados, pues estamos ante obras que salieron en su día en pequeñas ediciones y cuyo rastro se había prácticamente perdido”, por lo que alcanzan precios inalcanzables para el pequeño lector.

Entre los muchos prejuicios que desnudan los propio protagonistas de esa época convulsa está el de que todos los combatientes lo fueron por ideología: “En el bando republicano, solo un 12% se alistó. En el bando nacional, la cifra se queda en el 10%. La realidad es que la inmensa mayoría de los que lucharon lo hicieron según el lugar en el que les sorprendió el estallido de la guerra, reclutados por obligación”.

La presencia de lo religioso

En conversación posterior con Vida Nueva, Calvo explicó que la religión está muy presente en la colección, sobre todo a través de dos libros: “Uno, el de Héctor Colmegna, un médico argentino que era un ferviente católico y que escribió un diario contando su experiencia como voluntario con los requetés carlistas. El otro es especialmente estimulante… Titulado ‘Diario de campaña de un capellán legionario’, nos trae la historia en primera persona del padre Caballero, un jesuita que nos muestra, con toda la crudeza, lo mejor y lo peor de la guerra. Él mismo, presente en la Batalla del Jarama, recorría el frente dando la extremaunción a los soldados de los dos bandos… Llegó a rescatar a un soldado republicano herido y era respetado por todos, no disparándole nadie desde ninguna trinchera”.

Noticias relacionadas
Compartir