La hermandad laica de Poblet critica la prisión de los políticos catalanes (y los monjes se desmarcan)

Quim Torra, de visita en el Monasterio de Poblet

La Hermandad del Monasterio de Poblet (Tarragona), una agrupación de laicos ligada a una de las comunidades cistercenses más importantes de Cataluña, ve “completamente exageradas” las penas que se piden para los políticos catalanes presos, pues “las acusaciones no se corresponden con lo que muchos han visto en la realidad”. Así lo remarcan en el editorial del último número de la revista Poblet, en donde también mantienen que, aunque la situación política “está lejos de normalizarse, no puede hablarse de un país fracturado”. La hermandad laica insiste también en la necesidad de un diálogo “sincero” y en el abandono de la vía judicial para “resolver un conflicto político de primer orden, tal y como también han opinado reiteradamente los obispos de Cataluña”.

Y van más allá: “Los que lo piensen que visiten el Ulster para saber qué significa ‘sociedad fracturada'”, porque “las divisiones que ahora hay no son más graves que las que puedan surgir de debates sobre aborto, eutanasia o matrimonio entre personas del mismo sexo”, subrayan. Asimismo, reconocen que “la política divide, ciertamente, porque la sociedad es plural y tiene puntos de vista diferentes, incluso en cuestiones radicales”. Sin embargo, “lo que parece un sentimiento ampliamente compartido que sobrepasa la normalidad social y crea un profundo malestar es la situación de los presos por decisiones políticas, en reclusión sin juicio desde hace muchos meses”, señalan.

No obstante, la comunidad monástica ha querido desmarcarse de estas declaraciones. En un comunicado manifiestan que la publicación “depende de la Hermandad de Poblet, no de la Comunidad monástica. La Hermandad es una asociación de laicos que comparten la espiritualidad cisterciense y que tiene su propia estructura y funcionamiento ajena a la comunidad de monjes”. Y recalcan que “la comunidad lamenta cualquier malentendido derivado de los editoriales o artículos publicados en la revista, que en ningún caso expresan la opinión de la comunidad de monjes”, como recoge ABC.

Barbarin y una de las víctimas chocan en el juicio

“Hay un momento en que alguien tendrá que asumir la responsabilidad de lo que ha pasado. No por lo que nos hizo a nosotros hace 40 años, pero sí por haber mantenido a un hombre peligroso en contacto con niños otros 25 años más”. Así se expresó Laurent Duverger, una de las víctimas del padre Bernard Preynat, el caso que ha hecho sentarse en el banquillo al cardenal arzobispo de Lyon, Philippe Barbarin, acusado de encubrir abusos.

La tensión ha aumentado en el segundo día de juicio, en el que otra de las víctimas, Alexandre Hezez, le reprochó al cardenal que “era el único que podía hacer algo para que ese cura no siguiera cerca de niños”. Sin embargo, Barbarin afirmó que solo comprendió la gravedad de los hechos cuando Hezez le relató lo sufrido en un correo electrónico que el propio purpurado reenvió a Roma, a finales de 2014. El verano siguiente, el cura fue apartado.

Y en un momento, el cardenal desdijo al denunciante, que afirmó que nunca le alentó a denunciar por la vía civil. “¡No es verdad!”, le interrumpió el purpurado, según recoge Europe1. “Recuerdo perfectamente haberlo hecho”, agregó. A lo que respondió Hezez: “Lo siento, pero no estamos de acuerdo, cardenal”.

La Fiscalía de Chile acusa al Vaticano de no colaborar

El Fiscal Nacional de Chile, Jorge Abbot, ha afirmado que las respuestas entregadas por el Vaticano en el marco de las investigaciones por los abusos cometidos por el clero “no son las que hemos querido o tampoco con toda la información”, pero “estamos insistiendo ante el Vaticano, cuyas autoridades han comprometido el apoyo a nuestra investigación”. El jefe de la Fiscalía ha actualizado las cifras de investigaciones de abusos sexuales a nivel nacional, señalando que se investigan 148 casos mientras que el número de víctimas asciende ya a 255.

Abbott también ha recordado que aún está pendiente la respuesta del Vaticano a la petición de acceso al informe Scicluna, el documento elaborado por el arzobispo de Malta, enviado a Chile por el papa Francisco para recabar información sobre los abusos.

“Espero que la Iglesia y sus autoridades cooperen en los términos que nos manifestó el señor Scicluna cuando estuvo en Chile. Si hay obstrucción a la investigación por parte de autoridades de la Iglesia, se llevarán adelante las investigaciones y se solicitarán las sanciones que correspondan”, ha indicado, según pública El Mostrador.

Noticias relacionadas
Actualizado
09/01/2019
Compartir