Javier Balibrea: “Leer la Biblia puede ser fácil”

Javier Balibrea, director de EUNSA

Completar la lectura de toda ‘La Biblia en un año’ solo requiere dedicarle 20 minutos al día. La idea, importada del otro lado del Atlántico, la ha hecho realidad Ediciones Universidad de Navarra (EUNSA). Bajo ese título, el sello editorial dirigido por Javier Balibrea Cárceles acaba de publicar un volumen organizando el encuentro cotidiano con Dios a través de tres lecturas diarias: del Antiguo Testamento, de los Libros Sapienciales y del Nuevo Testamento. Así, el lector podrá recorrer la Sagrada Escritura de principio a fin durante un año de un modo “diferente y con un punto innovador”. Una propuesta que –según este murciano, casado y padre de cinco hijos– “es sistemática, ofrece diversidad y ayuda a la oración”.

PREGUNTA.- ¿Cómo y por qué surge este proyecto?

RESPUESTA.- El proyecto surge del Augustine Institute, en Denver (Colorado). Ellos publicaron la obra en inglés hace unos años. Después se plantearon llegar al público hispano de Estados Unidos y se propusieron una edición castellana. Y desde EUNSA les ofrecimos la traducción de la Sagrada Biblia de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra.

P.- ¿Responde a esa invitación de la constitución conciliar ‘Dei Vebum’ de divulgar la Sagrada Escritura “con toda habilidad”?

R.- Sí, por supuesto. El libro busca facilitar a todos la lectura de la Sagrada Escritura. Es un formato diferente y con un punto innovador, que puede ayudar a muchos a conocer la Palabra.

P.- ¿Qué ventajas tiene la propuesta de lectura de la Biblia que plantea esta edición?

R.- Yo destacaría tres: es sistemática, ofrece diversidad y ayuda a la oración. Sistemática, porque ‘La Biblia en un año’ divide toda la Escritura en 365 partes, para que cada día del año dediques un momento a la lectura de la Sagrada Biblia. Con constancia, en un año, cualquier persona se habrá podido leer la Biblia completa: Antiguo y Nuevo Testamento. Diversidad, porque cada día incluye lecturas del Antiguo Testamento (Pentateuco, libros Históricos y Proféticos, por un lado; Poéticos y Sapienciales, por otro) y del Nuevo Testamento, de manera que son varios los momentos de la Sagrada Escritura que diariamente están seleccionados. Y hay continuidad en la lectura: cada día sigues donde lo dejaste el anterior. Por último, oración, porque las reflexiones diarias que se incluyen permiten tener un encuentro con Dios a partir de la Revelación.

Lea más:
Noticias relacionadas
Actualizado
25/11/2018
Compartir