“La indiferencia mata”, advierte el Papa durante la audiencia general

  • Francisco dedica una nueva catequesis al quinto mandamiento (“No matarás”) y advierte sobre las fatales consecuencias del insulto y el desprecio
  • Si matar significa destruir, suprimir o eliminar a alguien, no matar es, en cambio, cuidar, valorizar, incluir y perdonar a los demás”, subraya

El Papa Francisco, en la audiencia general del 19 de septiembre/EFE

La indiferencia mata”. En su catequesis durante la audiencia general de este miércoles 17 de octubre, el papa Francisco ha vuelto a hablar sobre el quinto mandamiento (“No matarás), deteniéndose en esta ocasión en las consecuencias que generan tanto el insulto y el desprecio como la falta de interés por los demás.  

Para ofender la inocencia de un niño basta una fase inoportuna. Para herir a una mujer basta un gesto de frialdad. Para romper el corazón de un joven es suficiente negarle la confianza. Para aniquilar a un hombre basta ignorarlo”, dijo Jorge Mario Bergoglio, destacando que “no amar es el primer paso para matar”, mientras que “no matar es el primer paso para amar”.

Nadie sobrevive sin misericordia

El Pontífice invitó a los fieles a preocuparse por sus hermanos para no caer en esa indiferencia criminal y subrayó que la vida humana “tiene necesidad de amor auténtico, un amor como el de Jesucristo, lleno de misericordia, que perdona y acoge sin condiciones”. Ningún ser humano puede “sobrevivir sin misericordia, todos tenemos necesidad del perdón”. Por eso, insistió Bergoglio, “si matar significa destruir, suprimir o eliminar a alguien, no matar es, en cambio, cuidar, valorizar, incluir y perdonar a los demás”.

Ante los miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro del Vaticano, Francisco pidió que ningún católico piense que se está comportando bien porque no le hace mal a nadie. “No hacer el mal es bueno, pero no hacer el bien es malo”, dijo el Papa citando al jesuita chileno San Alberto Hurtado. “Un mineral o una planta tiene ese tipo de existencia, pero un hombre no. A un hombre se le pide más. Hay que hacer el bien, cada uno el suyo, que nos convierte en nosotros mismos hasta el fondo. ‘No matar’ es un llamamiento al amor y a la misericordia, es una llamada a vivir según el Señor Jesús, que dio la vida por nosotros y por nosotros resucitó”, concluyó el Papa.

Noticias relacionadas
Actualizado
17/10/2018
Compartir