Los excluidos en el centro de la campaña de Cuaresma de la Iglesia colombiana

  • La Comunicación Cristiana de Bienes de este año pone su mirada en todos aquellos que son marginados por la sociedad, haciendo eco al llamado del Papa
  • “Colombia necesita la participación de todos para abrirse al futuro con esperanza”, dijo Francisco durante su visita a Colombia

“Los excluidos y marginados son nuestros hermanos”, es el lema de la Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes 2018, prevista para la Cuaresma, que ha lanzado este viernes 26 de enero la Conferencia Episcopal de Colombia y el Secretariado Nacional de Pastoral Social (Cáritas Colombia).

El acuciante llamado a la solidaridad que hizo el papa Francisco durante su visita apostólica al país, el pasado mes de septiembre, constituye la fuente de inspiración de la Campaña.

Abrirse al futuro con esperanza

“Los animo a poner la mirada en todos aquellos que son excluidos y marginados por la sociedad, aquellos que no cuentan para la mayoría y son postergados y arrinconados”, dijo el obispo de Roma en su discurso en la Casa Nariño, donde fue recibido por el presidente Juan Manuel Santos y por el cuerpo diplomático, agregando que “Colombia necesita la participación de todos para abrirse al futuro con esperanza”.

Estas palabras, evocadas en el video y en las piezas promocionales de la Campaña de Cuaresma, también tienen eco en los materiales diseñados por Cáritas –a modo de talleres– para motivar “la solidaridad de los cristianos y personas de buen corazón hacia las personas más vulnerables de la sociedad, mediante el ejercicio de la caridad y las obras de misericordia”.

Como todos los años, la Campaña inicia el Miércoles de Ceniza, que este año corresponde al día 14 de febrero, y se prolonga durante la Cuaresma, no obstante que se mantendrá durante todo el año.

Necesitan de nosotros

De acuerdo con Cáritas, se espera que el mensaje del papa Francisco a los colombianos “permita reflexionar sobre las necesidades de los hermanos excluidos y marginados y entender que ellos son hermanos nuestros que necesitan de nosotros”.

Las ayudas que se reciban durante la Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes harán posible el sostenimiento de los programas solidarios de la Iglesia católica, favoreciendo la ayuda humanitaria, el fomento de la resiliencia, la atención psicosocial e integral a las víctimas del conflicto y de los desastres naturales, así como el mejoramiento de situación alimentaria en las comunidades más necesitadas.

Los aportes se podrán hacer a través de las parroquias del país o directamente al Secretariado Nacional de Pastoral Social a través de la cuenta corriente del Banco de Bogotá No. 08133959-0.

Noticias relacionadas
Actualizado
26/01/2018
Compartir