.


Cardenal Cupich: “El respeto empieza por llamar a los homosexuales como ellos se denominan a sí mismos”

El cardenal arzobispo de Chicago, Blase J. Cupich, durante una rueda de prensa archivo 2017

El cardenal arzobispo de Chicago, Blase J. Cupich, ha sido el último prelado en sumarse al debate interno que está teniendo lugar en la Iglesia estadounidense sobre cómo acoger a los homosexuales. Como recogió el New York Times este fin de semana en un artículo titulado ‘Cardenales en lados opuestos del Hudson reflejan dos caminos del catolicismo’–, hay múltiples diferencias entre el cardenal de Newark y el de Nueva York, pese a la cercanía geográfica. Joseph W. Tobin, respaldado por Francisco, se muestra más cercano a esta realidad que Timothy  M. Dolan.

“Siempre hemos querido asegurarnos de que comenzamos nuestros discursos diciendo que todas las personas son valiosas y que sus vidas deben ser respetadas y que debemos respetarlos”, dijo el purpurado a preguntas en una conferencia. En ese sentido, según recoge America Magazine, mantiene que “creo que los términos gay y lesbiana, los LGBT, todos esos nombres con los que se denominan a sí mismos, deben ser respetados”. Y añade: “La gente debe ser llamada de la manera que quieren, en lugar de utilizar los términos con los que nosotros nos sentimos más cómodos. Así comienza el respeto”.

De hecho, el Papa ha utilizado la palabra ‘gay’. No obstante, algunos críticos indican que utilizar esos términos en lugar de “individuos que experimentan atracción por personas del mismo sexo” es más propio de la cultura secular. En una entrevista televisiva, le preguntaron también sobre la iniciativa de Thomas Paprocki, obispo de Springfield, de negar el entierro a homosexuales. El cardenal no quiso meterse, porque “no comento las políticas de otras diócesis”. Sin embargo, dejo claro que “esa no es mi política”.

El obispo de El Paso abandera la defensa de los migrantes

Siguiendo con Estados Unidos, el obispo de El Paso, Mark J. Seitz, se está convirtiendo en el prelado que abandera los derechos de los migrantes en Estados Unidos. Su diócesis, fronteriza con México, es muy cercana a esta realidad. Por ello y ante la línea dura de la Administración Trump en la aplicación de las leyes migratorias, ha anunciado el inicio de una campaña de ayuda a esta comunidad.

En una carta pastoral explica sus tres acciones: el establecimiento de una Comisión Diocesana de Migración, un Fondo Soñador ­–consiste en ayuda financiera para los jóvenes migrantes que deseen continuar con sus estudios dentro de alguna institución educativa católica– y un programa intensivo de formación cristiana. “Es un comienzo para nosotros, para hacer un ministerio más dedicado, más enfocado en el servicio de los migrantes”, dijo el prelado, como recoge El Diario de El Paso.

El capital para el Fondo Soñador han sido obtenidos a través de una donación que el mismo obispo realizó, aunque espera se obtengan más contribuciones. En relación al programa de formación, la directora de comunicación de la diócesis, Nancy Ramos, explicó que “las parroquias van a estar entrenadas sobre cómo ayudar a los migrantes. Si algo pasa, ¿cómo se va a responder de manera rápida? Van a enseñarles cómo recibir a migrantes que necesitan ayuda”.

Müller: “No hay misericordia sin justicia”

El cardenal Gerhard Müller sigue siendo noticia. Nueva entrevista. Esta vez casi sin nombrar a Francisco. Y es que el exprefecto de Doctrina de la Fe fue obispo de Ratisbona, diócesis en las que se cometieron abusos físicos y sexuales a más de 500 niños del coro. Un hecho por el que ha sentido “vergüenza”.

“En los últimos años he experimentado la vergüenza por lo sucedido en la Iglesia”, reconoce a Il Corriere della Sera quien fuera titular de esa diócesis entre 2002 y 2012. Y añade: “Siempre he creído que la misericordia de la Iglesia no es posible sin justicia verdadera”.

El abogado Ulrich Weber, quien se ha encargado de elaborar el informe, ha acusado a Müller de “debilidad estratégica, organizativa e informativa” al conocer en 2010 los hechos. Sin embargo, el alemán indica que fue él quien dio las instrucciones a un equipo de expertos para que comenzaran la investigación “de unos hechos que ocurrieron 50 años antes de mi mandato”, recalca.

Compartir