.


Enrique Lluc
Doctor en Ciencias Económicas

Hágaselo usted mismo


Compartir

En la búsqueda del precio más bajo, hemos encontrado un nuevo sistema que permite abaratar los precios al mismo tiempo que incrementa el beneficio del propietario de la empresa que lo practica. Me refiero al “hágaselo usted mismo”. Si queremos un mueble barato, lo buscamos en la tienda, cogemos las cajas correspondiente, lo transportamos a nuestra casa y allí lo montamos nosotros mismos. En las gasolineras nos ponemos nuestra propia gasolina y pagamos nosotros mismos en la máquina con nuestra tarjeta de crédito, como hacemos cuando compramos algo por internet o cuando pasamos por un peaje de una autopista. También tecleamos el pedido que queremos en las máquinas de los restaurantes de comida rápida o hacemos toda la gestión burocrática que supone adquirir un billete para viajar o alquilar un apartamento…

Esta manera de trabajar permite rebajar el coste del servicio que se da. Como ya no necesitamos personas que te lleven a casa y te monten el mueble, o que te pongan la gasolina, o que te cobren al pagar, o que te informen y te hagan los trámites de una compra de billetes… Los costes se abaratan. Poco importa si esto destruye empleos, porque confiamos que se crearán por otro lado. Producir es más barato y más fácil para las empresas, menos gestión de personas, menos complicación, es más sencillo que lo hagan los propios compradores… Además, aunque esta bajada de costes puede traducirse en una reducción de precios, ambos no suelen ser de la misma cuantía lo que permite que el beneficio de los propietarios de la empresa se incremente.

Frutería

Así, cada día dedicamos más tiempo nuestro, personal, a hacer cosas que antes nos hacían otros. Sustituimos trabajo de profesionales por nuestra buena voluntad y nuestro tiempo. No nos damos cuenta de lo que esto repercute en nuestro día a día ni de cuantas horas extras utilizamos en un mes para hacer cosas que antes hacían los trabajadores de las empresas. Es uno de los motivos (que no el único, por supuesto) por los que tenemos la sensación de que cada vez tenemos menos tiempo para la vida…