José Beltrán, director de Vida Nueva y bloguero Notas al pie
Director de Vida Nueva

El silencio eclesial se paga caro


Compartir

JUEVES 17. Reflexiones en torno a la misión compartida. Sobre la experiencia de comunidades mixtas entre laicos y religiosos. No tiene que ser meta. Solo una posibilidad como respuesta a una llamada personal, primero, y comunitaria, después. Ronda de nombres de institutos que han apostado por esta fórmula de integración. De forma espontánea surgen varias congregaciones masculinas. Ninguna femenina. Tiramos del comodín de la llamada con especialistas en la materia. Tampoco dan nuevos nombres. Curioso.

VIERNES 18. Consejo editorial de Vida Nueva. Sobre la mesa, las heridas eclesiales, diagnóstico y tratamientos para la cura. Alguien toma la palabra. “La Iglesia tiene que aprender a mirarse en el espejo para reconocerse en los casos de abuso, en la situación de las mujeres, en la realidad de los homosexuales, en la carga de los divorciados”. Pero mirarse sin maquillaje. Aceptando la arruga. La ojera.

SÁBADO 19. Jornada de retiro. Amanda invita a dejarse llevar, a bajar las barreras que trae cada uno de casa para que el Espíritu pueda actuar. Consejo inicial frente a los brazos cruzados y las posturas defensivas. “Si físicamente estamos como piedras, Dios se demora en hacerse un hueco en nuestro interior”. Invitación posterior a dejarse abrazar por el Padre de todos: “Dios nunca echa sal a una herida”.

LUNES 21. Leo a Lucetta Scaraffia. Sugerente para mí. Provocadora, para quien sospecha de lo femenino porque sí. Abre la posibilidad a que las mujeres tengan voz en las congregaciones en un futurible cónclave. O en el Consejo de cardenales. Y así, un suma y sigue de instituciones donde no hay rastro ni rostro de ellas. ¿Quién recoge el guante?

MARTES 22. Renovación de la revista Ecclesia. En condiciones. Puesta de largo. Reflexiones sobre Iglesia y comunicación. “Comunicar también es gobernar”, expone en voz alta Jesús de las Heras. No es un anexo. Ni un postizo. Forma parte de todo ejercicio de liderazgo. De la presencia. Y de la ausencia cuando no se practica. Y ese silencio eclesial se paga caro.

MIÉRCOLES 23. Tras la ausencia en el Encuentro Mundial de las Familias, el Camino Neocatecumenal vuelve a la JMJ. Habrá encuentro vocacional posterior. Con Kiko al frente. Esta vez no hay suspicacias.

Lea más: