José Beltrán, director de Vida Nueva y bloguero Notas al pie
Director de Vida Nueva

Carmencita se ha cansado del circunloquio eclesial


Compartir

VIERNES 11. 33 El Musical‘ se queda. Al menos dos meses más. Máxima puntuación entre los usuarios de redes. Respaldo de la crítica. Pero, como sucede con Bergoglio, de puertas para adentro a algunos se les atraganta un Jesús libre por ser Hijo de Dios y un guión que, al retratar al sanedrín, airea las vergüenzas de un clericalismo arraigado. Y, a la vista está por sus juicios de la obra, malhumorado.

SÁBADO 12. El post-Sínodo de los jóvenes. A Carmencita le pasa como a mí. Se ha cansado del circunloquio eclesial. Y de sugerencias tan implícitas que no son percibidas por el común de los mortales, que no ven ese cambio en la Iglesia que se intuye, pero que no se acaba de palpar. Es verdad. No hay que impacientarse con los procesos, aun cuando parece que no nos movemos del sitio o, simplemente, damos giros sobre el mismo eje para volver al punto de partida.

DOMINGO 13. Me zambullo en el agua. Cambio de medio. De estado. Otro entorno. Caigo en la cuenta del sentido del bautismo por inmersión. Empaparse en plenitud. Hasta el último poro. Moverse con otras coordenadas. En Jesús.

LUNES 14. La galería que une la abadía de la basílica del Valle de los Caídos parece separar. De un lado, el escaparate, el espacio público, la tumba, la polémica. Al otro lado, la quietud. Hasta la temperatura parece cambiar. En el exterior del monasterio, solo se escucha a un cuervo. De repente, sobrevuela un buitre. Siempre hay alguno cerca. Pero no llega a tomar tierra.

MARTES 15. Al teléfono con Ángeles. Me cuenta que su marido y sus cuñados han sido niños de la Escolanía del Valle. Felices. Y orgullosos. Pertenecen a aquella generación que se hizo una gira por Japón a la vez que los Beatles. Los chicos del coro tenían más fans que los británicos, y las niponas se agolpaban no solo en los auditorios, sino también en sus hospederías. “Algunas viajaron hasta España para continuar la relación”.

MIÉRCOLES 16. El Papa acepta la renuncia de Raúl Berzosa como obispo de Ciudad Rodrigo. “Simpliciter”, añade el comunicado. No son pocos los que han buscado más. Mucho más. No lo han encontrado. El pastor sigue su retiro. Al margen. Tranquilo. Satisfecho. Como hasta ahora. Simpliciter. Sin comillas ni apostillas.